10 textos bíblicos para tratar con las dudas

10 textos bíblicos para tratar con las dudas

3 mayo, 2018 | adm

La United Bible Societies recomienda algunos textos bíblicos cuando estamos pasando por la duda. Todos podemos luchar con la duda a veces. La Biblia nos da aliento y ayuda. Además, debemos orar por aquellos que dudan para que tengan una fe renovada (1).

1) Debemos mostrar misericordia hacia aquellos que tienen dudas:

Judas 1:22-23. “A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne”.


SI USTED PREFIERE,
PUDE ESCUCHAR ESTE ARTICULO AQUÍ


2) Pregúntese a sí mismo: ¿Por qué dudo? ¿Por qué estoy tan preocupado?

Voy a poner mi esperanza en Dios, y una vez más lo alabaré.

Salmo 42:11. “¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío”.


3) Leer los textos bíblicos producen fe y nos aclara las dudas afirmando nuestros corazones:

2 Pedro 1:19. “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro. Hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”.


4) Todos podemos tener dudas aun después de haber ayudado a otros:

Job 4:3. “He aquí, tú enseñabas a muchos, Y fortalecías las manos débiles”.


5) Cuando estamos cansados y con dudas podemos ir a nuestro Creador:

Isaías 40:28-29. “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas”.


6) Clamar por más fe. De todos los textos bíblicos este es el más rápido para buscar ayuda.

Marcos 9:24. “E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad”.


7) Leer las promesas de Dios. Sus promesas nos traen confianza.

Génesis 28:15 15. “He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho”.


8) Saber que Jesús nos levanta cuando dudamos:

Mateo 14:31-33. “Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios”.


9) Saber que Jesús nos dio vida eterna cuando creímos ayuda a nuestras dudas.

1 Juan 5:13. “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios”.


10) Recordar que creer sin haber visto es mejor:

Juan 20:26-29. “Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!

Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUBSCRIBETE !