Sanando la Tierra

Santo Sudario, una reliquia misteriosa

15 abril, 2014 | adm | Iglesia y Ministerio

Aplicarán alta tecnología en el santo Sudario de Turín

Como otras afamadas piezas históricas, el Santo Sudario, una reliquia misteriosa, surge en la mente y devoción de los fieles en épocas de celebraciones cristianas.

En esos días de celebraciones cristianas Clemente VII, uno de los papas rivales del siglo XIV, trató primeramente de silenciar a los que expondrían el sudario de Turín, firmando documentos declarando que era un fraude.

Supuestamente, el artista que lo pintó lo reconoció como una falsificación. De acuerdo con documentos de la época, ciertos hombres, pagados, habían pretendido que la «reliquia» los había curado, dándole a esta una reputación, ya que los falsificadores deseaban hacer dinero con esta. En ese momento el obispo Pierre D’Arcis excomulgó a los que lo mostraron, pero estaban recaudando tanto dinero que encontraron maneras de evadir su decisión.

Los duques de Saboya guardaban el objeto lucrativo. En 1502 el duque actual solicitó y obtuvo el permiso papal para construir una capilla para exponer la reliquia «santa». La Sainte Chapelle de la Sábana Santa se terminó oficialmente el día 11 de junio de 1502. Con bombos y platillos el Sudario fue exhibido y luego encerrado. El Papa Julio II estableció una fiesta y una misa por la sabana. Incontables peregrinos visitaron el sitio.

El sudario tuvo la reputación de tener poderes maravillosos y de proteger a las personas. Sin embargo, no se protegió a sí mismo, y el 4 de diciembre de 1532, su capilla se incendió. Individuos valientes se apresuraron a rescatar a la tela que supuestamente había cubierto a Cristo en su entierro. Antes de que pudieran llegar a ella, la plata se había fundido y quemó la tela e incluso hizo agujeros a través de ella.

Cuando los duques de Saboya transfirieron su sede a Turín, el sudario se fue con ellos, y es como la Sábana Santa de Turín que es ahora más conocida. Una capilla de mármol negro se construyó para ella allí.

El sudario fue fotografiado por primera vez por Secondo Pia. Se quedó atónito cuando vio el negativo de su cámara. Se había invertido la imagen negativa de la mortaja y le dio gran realismo. Afirma que casi dejó caer la fotografía. Esto dio lugar a decir que la imagen negativa de alguna manera era consecuencia del auténtico resplandor de Cristo en su resurrección.

Más de un comité científico estudió la reliquia. La conclusión científica de ninguna manera fue unánime, es que el sudario es de hecho una falsificación, pintado al temple. Toques de pintura se encontraron en la tela. La sangre se ve roja; la sangre de verdad se vuelve marrón o negra. La técnica del temple ha sido reproducida por varios artistas modernos que afirman haber creado «negativos» de la sabana, utilizando sólo los materiales disponibles para los pintores del siglo 14.

Las más concluyentes de todas eran tres pruebas de datación de carbono realizadas por laboratorios independientes que cuidadosamente limpiaron las muestras. La iglesia anunció que los resultados colocan la fecha más temprana posible del sudario en el 1000 dC y la fecha más probable entre los años 1260 y 1390, el período de tiempo en la que la cubierta había surgido a la vista humana.

Uno de los argumentos a favor de la autenticidad del sudario fue que el polen que se encontró en él se originó sólo en el Medio Oriente. Los expertos respondieron que el poder microscópico utilizado fue insuficiente para resolver si los granos podrían haber venido de allí, podrían haber sido de varios tipos que se encuentran fuera de la tierra santa.

Las advertencias del obispo D’Arcis’ y la declaración de Clemente parecen haber sido reivindicados por la tecnología moderna, pero el tema sigue siendo muy disputado y nuevos argumentos y pruebas se sugieren constantemente por cada lado.

www.christianity.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *