Sanando la Tierra

¿Por qué permite Dios tanto sufrimiento?

27 abril, 2015 | adm | Mensajes

Dan Delzell

Todos tendemos a pensar acerca del sufrimiento en un «nivel macro», así como un «nivel micro».

En el nivel macro, decimos «¿Por qué Dios permite tanto sufrimiento en el mundo?» Y en el nivel micro, decimos «¿Por qué Dios permitió que una situación tan dolorosa entrara en mi vida, o en la vida de mi ser querido?», nos dice Dan Delzell.

No hay respuestas fáciles aquí. Pero el Señor nos ha dado algunos datos críticos en las Escrituras referentes al sufrimiento.

Al examinar el origen del sufrimiento, tenemos que volver a donde todo comenzó en el Jardín del Edén. Usted ve, ahí es donde al hombre se le dio la libertad de ejercer el libre albedrío. Y fue en el jardín donde el hombre abrió las compuertas del sufrimiento al mundo.

«El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y cuidara de él. Y mandó Jehová Dios al hombre.» Tú eres libre de comer en el jardín de cualquier árbol. Pero no debes comer del árbol del bien y del mal, si comes de él, seguro morirás «(Génesis 2: 15-17)

Dios no creó al hombre como un robot. En su lugar, le dio al hombre el libre albedrío. El Señor quería disfrutar de una relación con los que Él creó, y a Adán y Eva se les dio el privilegio de obedecer el mandato de Dios. ¿Cómo podrían demostrar el auténtico amor a Dios? ¿Y de qué otra manera podría el Señor obtener placer de los que fueron creados para caminar con Dios y hacer su voluntad?

Como sabemos, Adán y Eva hicieron exactamente lo que Dios les mandó que no hicieran. Piensa en esto. Tenían todos los otros árboles en los que comer. Pero cuando fue tentado por Satanás, mordieron el anzuelo.

Dios le dijo a Adán: «Por haber escuchado a tu mujer, y comer del árbol del que te mandé diciendo: No comerás de él'», maldita será la tierra por tu causa; Con penosos trabajos comerás de ella todos los días de tu vida. «(Génesis 3:17)

Así es como comenzó la maldición del sufrimiento. «Así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, y así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.» (Romanos 5:12) El pecado trajo sufrimiento, la enfermedad y la muerte.

Y Dios le ha permitido «jugar fuera» durante los siglos de acuerdo con la decisión fatídica del hombre en el Jardín del Edén. Con su libre albedrío, el hombre abrió la caja de pandora, y el mundo nunca ha sido el mismo. Las cosas en el jardín eran perfectas, al menos por un tiempo. Pero entonces el hombre rechazó el plan de Dios al tomar esa decisión terrible.

A nivel micro, a menudo nos esforzamos por ver cualquier valor redentor en nuestro sufrimiento, o el sufrimiento de nuestros seres queridos.

Pero si hacemos un llamado a Aquel que sufrió en la cruz por nuestros pecados, nos encontramos con un alivio en medio de nuestra confusión y dolor. Y comenzamos a profundizar en nuestra relación con Dios. A pesar de que nuestra comprensión intelectual del sufrimiento sigue siendo difusa, que, sin embargo, empezamos a pasar menos tiempo en el «por qué», y más tiempo con el «quién».

Volviéndonos a Dios cuando sufrimos, nos encontramos con un oído comprensivo. «Es que no poseemos un sumo pontífice que no pueda tener compasión de nuestras debilidades, pero tenemos a alguien que fue tentado en todo, tal y como somos (nosotros) – pero sin pecado. Vayamos acercándonos, pues, al sillón de la Gracia del Monarca (que es Dios) con confianza, para que podamos recibir la gracia y misericordia que nos ayude en nuestro tiempo de necesidad». (Hebreos 4: 15,16)

Una de las razones que Dios permite que sus hijos sufran se debe a que nos prepara para ayudar a otros que sufren. «Dios nos brinda consuelo en todas nuestros problemas, para que nosotros también podamos consolar a los que sufren con el consuelo que nosotros mismos hemos recibido de Dios.» (2 Cor 1: 4)

Es importante recordar que nuestra «ventana de sufrimiento» es una pequeña ventana en el gran esquema de las cosas. Dios no creó el sufrimiento en el jardín, y del mismo modo, no habrá sufrimiento en el cielo.

Su vida en la tierra consiste en la única ventana de sufrimiento que tendrá que experimentar si usted es un hijo de Dios. «Por lo que no nos desanimamos. Aunque nuestra humanidad exterior se desgasta, la interior no obstante se renueva diariamente. Porque la tribulación leve y momentánea produce en nosotros un eterno peso de gloria que supera con creces a todo. Así que no nos fijamos no en lo que se ve, sino en lo que no se ve. Por lo que se es temporal, pero lo que no se ve es eterno» (2 Cor 4: 16-18)

La naturaleza humana es tal que cuando pasamos por pruebas, tendemos a amargarnos. Es fácil llegar a amargarse, pero Dios puede ayudarnos, ya que esperamos en el Señor, para que nos lleve a través de nuestro tiempo de sufrimiento.

Un error común es que cuando sufrimos, pensamos que Dios debe estar castigándonos. Afortunadamente, tenemos un montón de ejemplos en la Biblia donde el sufrimiento del pueblo de Dios no es un castigo por mala conducta. Job es un buen ejemplo. Considere todo el trabajo que tuvo que pasar, a pesar de que era «perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.» (Job 1: 1) Algunos de los santos más fieles de Dios han pasado por períodos de un inmenso sufrimiento.

Vaya de nuevo al jardín. Piense en lo que Dios quería cuando Él escogió darle al hombre el libre albedrío. Dios no programó al hombre obedecer automáticamente a su Creador. ¿Cómo eso le daría al Señor alegría?

Asimismo, los padres no reciben ningún tipo de alegría cuando sus hijos son como robots. Las máquinas automatizadas no pueden traer la satisfacción y realización que las relaciones familiares proporcionan. Después de todo, hemos sido creados a imagen de Dios. Y fue el Señor quien primero anhelaba una estrecha relación con sus hijos.

Al abordar la cuestión del sufrimiento, debemos trazar la patología de esta enfermedad en el corazón del hombre. Dios no creó a Adán y Eva con la enfermedad espiritual del pecado ya dentro de ellos. Fue el hombre que eligió bajar sus defensas al infligirse a sí mismo esta enfermedad. El hombre codició lo que Dios había prohibido. Pero Adán y Eva no previeron lo que traería su decisión a ellos y a su familia, así como a todos sus descendientes.

Cada uno de nosotros hoy en día está ahora obligado a encontrarse con algún grado de sufrimiento. Pero usted puede elegir si desea limitar el sufrimiento de esta estrecha ventana de tiempo, o extenderla mucho más allá de su vida en la tierra. Esas son las opciones que tenemos ante nosotros, la elección del hombre dada en el jardín y la elección de Dios en la cruz.

Y si llega a elegir si desea o no desea recibir los beneficios de la agonía y muerte de Cristo en su nombre. Este es su tiempo. Esta es su ventana. Y la felicidad eterna en el paraíso está todavía dentro de su alcance. Con la mano de la fe, puede recibir el «don inefable» de Dios (2. Corintios 9:15) cuando usted trae su pecado a Jesús y recibe su perdón misericordioso y aceptación.

Incluso en medio del sufrimiento, los creyentes en Jesús con alegría pueden proclamar: «Me has hecho conocer el camino de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha.» (Salmo 16:11) Mi amigo, este es el cuadro grande.

Usted ve, queda una pregunta aún más grande que el dilema del sufrimiento humano. Y aquí está: «¿Cómo Dios nos ama tanto que envió a su único Hijo para sufrir y morir en la cruz por nuestros pecados?» Una vez que su corazón se llene y se emocione con el amor de Dios, el «quién» de la salvación comenzará a eclipsar el «por qué» del sufrimiento. «Y la paz que procede de Dios, que pasa sobremanera todo tu entender, cuidará tu corazón y tu mente en Cristo Jesús.» (Filipenses 4: 7)

El sufrimiento ocurre en los niveles macro y micro. Jesús murió por todos en el nivel macro. Y en el nivel micro, murió específicamente para ti. Esto es muy personal para Jesús. Y a menos que una relación con Cristo se convierta en personal para usted, la cuestión desconcertante del sufrimiento tenderá a hacer que usted asuma cosas acerca de Dios que son falsas e injustas.

Dan Delzell es el pastor de la Iglesia Luterana en Wellspring Papillion, Nebraska. Es colaborador habitual de The Christian Post.

Un comentario

  1. Elena angulo Manrique dice:

    Dios le bendice, muy interesante con los fundamentos biblicos que expones, solo que al experimentar el dolor por cualquier motivo esto afecta mucho al ser y la respuesta es la rabia, el odio, el resentimiento emociones muy dificiles de manegar y la persona se vuelve violenta y pierde la capacidad de amar, que es la orden y lo contiene todo, y aun lo peor afecta a todo una sociedad que muy lamentablemente es lo que vivimos en Venezuela, se perdieron los valores, la solidaridad, la coherencia
    y la compación llegando al extremo de de correr todo riesgo para huir hecho que hoy enluta a los jovenes que naufragaron, que el pueblo muere por desnutrición, hambre y falta de medicinas, se alejaron de las formas de ser lo ordenado por el Cristo, cuando manifiesta que tuvo hambre y me diste de comer…. acá eso no existe el pueblo saquea por comida y mata, este sufrimiento es fuerte impotente, y pienso en el pueblo de Israel que permanecio tantos años sometido, mil gracias quiero que oren por esto descrito desde mi corazón lo solicito

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *