Sanando la Tierra

La Ecología en la Biblia

10 abril, 2014 | adm | Iglesia y Ministerio

La Ecología en la Biblia

En este espacio veremos versículos bíblicos que nos muestran la Ecología en la Biblia, donde nos habla que no es solo el cuidar el medio ambiente sino veremos cómo es que el pecado afecta a lo creado para mal.

Números 35:33

(BSO) »No contaminaréis la tierra donde viváis, porque esta sangre mancillará la tierra, y la tierra no puede ser purificada de la sangre derramada en ella si no es por la sangre del que la derramó.

La contaminación de la tierra en este texto nos habla más de una profanación espiritual y del equilibrio de la justicia que debe existir cuando alguien derrama la sangre de otro, este tipo de injusticia trajo mal a la tierra y no había buenas cosechas.

Recordemos la sangre que Saúl derramo injustamente al matar a los gabaonitas como en una especie de odio racial o celo religioso:

2Sa 21:1 Y en los días de David hubo hambre por tres años consecutivos. Y David consultó al SEÑOR, y el SEÑOR le dijo: [Es] por Saúl, y por aquella casa de sangre; porque mató a los gabaonitas.

2Sa 21:2 Entonces el rey llamó a los gabaonitas, y les habló. (Los gabaonitas no [eran] de los hijos de Israel, sino del residuo de los amorreos, a los cuales los hijos de Israel habían hecho juramento; mas Saúl había procurado matarlos con [motivo de] celo por los hijos de Israel y de Judá).

2Sa 21:3 Dijo, [pues], David a los gabaonitas: ¿Qué os haré, y con qué expiaré para que bendigáis a la heredad del SEÑOR?

2Sa 21:4 Y los gabaonitas le respondieron: No tenemos nosotros [pleito] sobre plata ni sobre oro con Saúl, y con su casa; ni queremos que muera hombre de Israel. Y él les dijo: Lo que [vosotros] dijereis os haré.

2Sa 21:5 Y ellos respondieron al rey: Aquel hombre que nos destruyó, y que maquinó contra nosotros; asolaremos, que no quede [nada de él] en todo el término de Israel.

2Sa 21:6 Dénsenos siete varones de sus hijos, para que colgarlos al SEÑOR en Gabaa de Saúl, el escogido del SEÑOR. Y el rey dijo: Yo [los] daré.

2Sa 21:8 Mas tomó el rey dos hijos de Rizpa hija de Aja, los cuales ella había dado a luz a Saúl, [a saber], a Armoni y a Mefi-boset; y cinco hijos de Mical hija de Saúl, los cuales ella había dado a luz a Adriel, hijo de Barzilai meholatita;

2Sa 21:9 y los entregó en manos de los gabaonitas, y ellos los colgaron en el monte delante del SEÑOR; y murieron juntos aquellos siete, lo cuales fueron muertos en el tiempo de la siega, en los primeros días, en el principio de la siega de las cebadas.

El texto es claro: “Usted no deberá contaminar la tierra en la que vive, porque la sangre contamina la tierra, y no se puede hacer expiación por la tierra, por la sangre derramada en ella, sino por la sangre del que la derramó”.

Proverbios 12:10

“El que está justo tiene en cuenta la vida de su bestia, pero la piedad de los impíos es cruel”.

Aquí nos habla que el que vive en justicia delante de Dios cuidará adecuadamente a los animales. Pero no quiere decir solo los animales de recreación o mascotas. Algunos de los antiguos jerarcas Nazis eran extremadamente cuidadosos de sus perros y los cuidaban mejor que a personas pero eran crueles con los judíos y al traer guerra y devastación a la tierra destruyeron muchos animales.

Éxodo 23:10-11

Éxo 23:10 Seis años sembrarás tu tierra, y allegarás su renta;

Éxo 23:11 más el séptimo la dejarás [libre] y [la] soltarás, para que coman los pobres de tu pueblo; y [de] lo que quedare comerán las bestias del campo; así harás de tu viña y de tu olivar.

Aquí es bien clara la necesidad de dejar descansar a la tierra, hoy día el deseo del lucro no se sacia y se explota la tierra a la fuerza trayendo alimentos generados por fertilización con agroquímicos y por hibridación resultando productos con menores nutrientes que los de hace 2 generaciones pasadas y con riesgos para la salud.

Génesis 1:26

Entonces dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Y señoree en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias, en toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra».

Ya en el primer capítulo de la biblia nos habla de la adecuada administración de la tierra. El hombre señoreó sobre el propio hombre para una ganancia personal desmedida y abusó con ese fin de los recursos de plantas y animales.

Deuteronomio 22:6-7

Deu 22:6 Cuando topares en el camino [algún] nido de ave en cualquier árbol, o sobre la tierra, [con] pollos o huevos, y estuviere la madre echada sobre los pollos o sobre los huevos, no tomes la madre con los hijos.

Deu 22:7 Dejarás ir a la madre, y tomarás los pollos para ti; para que te vaya bien, y prolongues tus días.

Aquí nos habla de cuidar la fuente renovable de los recursos y no eliminar todo. Es el medir las ansias inmediatas de tener por el bien del futuro de nuestros hijos.

Deu 22:8 Cuando edificares casa nueva, harás pretil a tu terrado, para que no pongas sangre en tu casa, si de él cayere alguno.

El cuidado por el bien de los demás, que mis actos no afecten a otros, no porque puedan hacerme juicio, sino porque espiritualmente es negativo y trae consecuencias en el mundo natural.

Deu 22:9 No sembrarás tu viña de mistura, para que no se contamine la plenitud de la simiente que sembraste, y el fruto de la viña.

Deu 22:10 No ararás con buey y con asno juntamente.

Deu 22:11 No te vestirás de mistura, de lana y lino juntamente.

La hibridación de especies estaría en contra de este mandamiento. Hay una ley de respetar ciertas clases diferentes en varios ámbitos. Algunos casos de disparidad son evidentes en su disfuncionalidad.

Cuando forzamos que los productos de consumo o de operación tengan todas las características que anhelamos rompemos un equilibrio establecido.

Salmo 24:

Salmo de David. La tierra es del Señor y su plenitud, el mundo y los que en él habitan.

Este es un principio fundamental que no se tiene en cuenta. Si la tierra y nosotros que la habitamos pertenecemos al Señor, no tenemos el derecho de reclamarla y hacer lo que queremos con ella. Debemos respetar los principios de Dios y administrarla adecuadamente.

Isaías 45:18

Isa 45:18 Porque así dijo el SEÑOR, que crea los cielos; él mismo, el Dios que forma la tierra, el que la hizo, y la compuso. No la creó para nada; para que fuese habitada la creó: Yo [soy] el SEÑOR, y ninguno más [que yo].

Algunos creen que la habitación de la tierra por los seres humanos es un despropósito y que esta se tiene que deshabitar un poco para que la “madre tierra” se regenere sola. Dios dice en la Biblia que él creo a la tierra con el propósito de ser habitada, así que esta tiene todos los recursos en sí misma para dar cabida y sustento a sus habitantes. Es la injusticia del hombre lo que provoca la esterilidad y empaña la ciencia que le ha dado el conocimiento para hacerla producir.

Especial de Sanando La Tierra

Un comentario

  1. silvia valdos dice:

    Me gustó y nos hace reconocer el mal uso que hemos dado a la tierra, debemos hablar de eso a los niños y jóvenes en las escuelas dominicales

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *