Menú


Sanando la Tierra

Hallan Biblia de 1.000 años con imágenes de Jesús

Escrita en asirio, hallan Biblia de 1.000 años en Turquía con imágenes de Jesús e ilustrada con motivos religiosos con hojas de oro, se muestra en un video publicado el 28 de octubre de 2015.

Una Biblia de 1.000 años de edad al parecer se ha recuperado en Turquía después de que la policía detuvo a unos contrabandistas tratando de venderla junto con otros artefactos de valor incalculable.

El origen de la Biblia antigua no es aún conocido, pero la policía en la ciudad central de Tokat dijo que sólo tiene 51 páginas, está escrita en el antiguo idioma asirio y contiene imágenes de Jesucristo hechas de hojas de oro, junto con otras figuras bíblicas.

Una colección de joyas y monedas también fueron incautadas por la policía.

La Agencia Anadolu publicó un video de la Biblia, con el texto siriaco que aparece a la derecha de las páginas y las ilustraciones en la izquierda.

Teólogos esperan que el documento de 1.000 años arroje pistas sobre cómo el cristianismo se ha desarrollado en los siglos pasados.

Descubrimientos de artefactos bíblicos han hecho noticia varias veces el año pasado, con un equipo de estudiosos que afirman haber descubierto la versión más antigua conocida del mundo del Evangelio en enero.

Los investigadores, dirigidos por Craig Evans, profesor de estudios del nuevo testamento de Acadia Divinity College, en Nueva Escocia, dijeron que encontraron una hoja de papiro que solía hacer la máscara de una momia antigua en Egipto que contiene una porción escrita del Evangelio de Marcos y se remonta a tan pronto como el 80 D.C.

Las copias sobrevivientes más antiguas de la escritura habían sido fechadas al siglo segundo, entre los años 101 a 200 D.C.

En julio, los arqueólogos en Israel anunciaron que había descubierto una rara inscripción del nombre de una persona aparentemente influyente de la época del rey David, que también se menciona en la Biblia.

Los investigadores encontraron una gran tinaja de cerámica de 3.000 años con la inscripción del nombre «Eshbaal Ben Beda,» que se menciona en el Antiguo Testamento en libro de 1 crónicas 8:33 y 9:39.

Los arqueólogos Yosef Garfinkel y Saar Ganor expresaron sus dudas, sin embargo, que el frasco perteneció al mismo Eshbaal que se menciona en la Biblia.

Deje su comentario