Sanando la Tierra

Anorexia – morir por su fe

16 julio, 2013 | adm | Mundo

Antonella anorexia

A veces los extremos nos llevan al límite como el caso de María, una joven con anorexia que se arriesgó a morir por su fe.

Una joven Argentina de diecinueve años de edad, se ha negado a recibir tratamiento por creer que Dios cura todos los males.

En Argentina, una chica anoréxica de 19 años, Maria Antonella Mirabelli de Rosario del Tala, murió después de negarse durante meses a recibir atención de los médicos a causa de sus creencias religiosas diciendo: “DIOS TIENE CUIDADO DE TODO MAL” -.

Durante meses rechazó la atención médica, la joven ha mantenido esa posición por sus creencias religiosas, con el apoyo de su madre, su abuela y otros parientes.

En el momento de la muerte Antonella Maria Mirabelli pesaba 31 libras, pero a pesar de esto, las mujeres de la casa no estaban preocupadas por los problemas graves de salud de la joven consolados por el precepto bíblico de que “Dios cuida de todo mal.”

El padre de la niña, preocupado de la salud de su hija, pidió la intervención del poder judicial en un intento por determinar si la ex mujer había abandonado a la niña y ahora llama a una investigación sobre la muerte.

El padre de Antonella, resolvió ir a la Justicia por la preocupación por sus otras seis hijas, a pesar de la negativa de la mamá de la joven y a la abuela materna, Cielo Roca.

Los padres de la joven fallecida se encuentran separados y enfrentados por esta situación. La mamá y su abuela, que vivían con María que murió, se resisten a los tratamientos médicos por sus creencias religiosas y por considerarlas “invasivas”.

En septiembre de 2012 el padre de la joven fallecida había presentado ante la Defensoría de Pobres y Menores una queja respecto a la situación de su hija, ya que la veía enferma y ella, por sus creencias, no se realizaba tratamiento médico.

“Hasta el último instante de su vida teníamos la fe de que ella sería restaurada, como en otras circunstancias el Señor la había librado de esquizofrenia y trombosis.

Pero la voluntad del Señor no fue la del anhelo de nuestro corazón, sino que ella tenía que partir”, dijo la madre de la chica.

“De parte de la Justicia se realizó todo lo que se podía hacer desde el Estado sin ir incorrectamente sobre una decisión que es privada. La conocía muy bien y de cierta manera respeto sus creencias si bien no las comparto”.

“Mi objetivo era convencerla para que hiciera un tratamiento por su propia voluntad, ya que por la fuerza no íbamos a lograr nada”, dijo el fiscal Elbio Rojkin.

Oseas 4:6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.

No se sabe a ciencia cierta la creencia de estas personas, pero hay cristianos que creen de una forma extremista en la sanidad de Dios y nunca se ponen a disposición de un médico.

Por supuesto que Dios todo lo puede hacer, pero generalmente usa la medicina y el sentido común para ayudar a sus criaturas.

Lo que la joven no pudo ver es que la ayuda de Dios eran esos médicos y enfermeras que Él puso en su camino para ayudarle.

En ocasiones la ayuda de Dios la podemos recibir directamente y otras veces por intermedio de otras personas. Dios también obra mediante terceros.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *