Sanando la Tierra

4 Tendencias que asustarán en el cristianismo

6 junio, 2014 | adm | Iglesia y Ministerio

5 mitos sobre el cristianismo

De acuerdo con Ed Stetzer hay 4 Tendencias que asustarán en el cristianismo, pero a pesar de lo que muchos piensan, la Iglesia en América no se está muriendo (y ningún investigador serio piensa eso).

Sin embargo, hay algunos retos y cambios que deben ser considerados.

Cuando consideramos la misionología, (parte de la disciplina que incluye la consideración de cómo las iglesias se relacionan con su cultura), vale la pena pensar en lo que significan los cambios culturales actuales para la participación futura de la iglesia en esa cultura. Aquí hay cuatro tendencias que son ya evidentes, pero serán aún más importantes en los días venideros:

1. La palabra «cristiano» se convertirá en menos utilizada y más clara.

Hay tres grandes categorías que componen aproximadamente el 75 por ciento de los estadounidenses que se refieren a sí mismos como cristianos. El hecho es que no todos los que usan la palabra «cristiano» la utilizan de la misma manera.

Cristianos Culturales, son alrededor del 25 por ciento de la población de los EE.UU., son simplemente aquellos que, cuando se les pregunta, dicen que son cristianos en lugar de decir que son ateos o judíos.

Son «cristianos» por la única razón de están en Estados Unidos y no se consideran algo más. Cristianos congregacionales, el segundo tipo es lo que yo llamo cristianos congregacionales.

Ellos representan cerca de otro 25 por ciento de la población.

Esta persona por lo general no tiene realmente un compromiso profundo, pero se refiere a sí mismo como cristiano porque tiene alguna conexión con un miembro de la iglesia a través de la familia, tal vez un bautismo de infantes, o alguna asistencia en vacaciones.

Cristianos de convicción, también son un 25 por ciento de la población, son aquellas personas que se auto-identifican como cristianos y que orientan su vida alrededor de su fe en Cristo. Esto incluye una amplia gama de cristianos no sólo evangélicos.

Significa que alguien dice que es cristiano y es significativo para ellos.

Así que, ¿cuál es la tendencia? Bueno, en primer lugar, la tendencia es que menos personas se están llamando a sí mismos cristianos y los que lo hacen lo van a tomar más en serio.

En otras palabras, los cristianos culturales y congregacionales, o el «centro blando», están colapsando mientras que los cristianos por convicción están permaneciendo relativamente estables.

En el futuro, la palabra cristiano significará más para los se consideren cristianos conviccionales. Sin embargo, significará-y se utilizará menos para los cristianos nominales. La palabra será menos utilizada y más clara.

2. Los Cristianos nominales serán cada vez más nones.

Básicamente, el tipo 1. Los culturales y 2. Los congregacionales, son lo que generalmente llamamos cristianos nominales. Nominal viene del latín, que significa «nombre» o «sólo de nombre». Un número creciente de personas se nombran cristianos solo de nombre.

Afirman ser «cristianos», por razones de encuesta, pero rara vez asisten a la iglesia, ni dan ninguna consideración consistente para la identificación de su fe. Ellos simplemente se llaman cristianos, porque eso es lo que ellos consideran ser, no a causa de un cambio de vida o compromiso permanente.

Esos tipos de cristianos, aproximadamente la mitad de la población actual, se convertirán en una minoría dentro de unas décadas.

Ahora estamos experimentando un colapso del nominalismo.

Es justo decir que ahora estamos experimentando un colapso del nominalismo. Muchos de éstos que se han etiquetado a sí mismos como cristianos están comenzando a sentir la libertad de ser honestos acerca de su afiliación religiosa, o falta de ella.

Los «Nones», los que dicen que no tienen preferencia religiosa, podría potencialmente representar hasta la mitad de la población en los próximos 20 a 30 años-que ya es más de un 30% entre los estudiantes universitarios (con un tercio de los estudiantes universitarios que siguen siendo religiosos).

Los cristianos nominales en el centro blando (cristianos culturales y congregacionales) se están convirtiendo en los que ahora responde a «ninguno de las anteriores» en las encuestas religiosas.

En otras palabras, los «valores nominales se están convirtiendo en nones».

Como los Nones suben en su número, la influencia cristiana en la cultura comenzará a menguar. Los cristianos en una cultura comenzarán a sentirse aún más como una minoría cuando los nominales más se convierten en Nones.

Mientras que la gente ya no se dice ser cristiana, el cristianismo será aún más marginado, cambiará la forma en que pensamos acerca de la participación cultural.

3. Los cristianos cambiarán cada vez más las tácticas culturales.

Los próximos 20 años van a ser un desafío para las convicciones de los cristianos y las iglesias en muchos lugares.
Estaremos participando en conversaciones culturales a menudo como la minoría que realmente somos. Los que luchan agresivamente como en una guerra cultural, llegarán más dificultosamente a la gente.

En lugar de ser vistos como aquellos que se proponen realizar y servir a la gente en la cultura, los cristianos se verán como un enemigo. Eso no quiere decir que no haya una causa importante para involucrarse pero, el cómo nos involucramos es casi tan importante como el que nos involucremos.

En términos bíblicos, podemos experimentar lo que significa ser sal y luz en medio de una cultura de confrontación. Así como los Nones suban en su número, la influencia cristiana en la cultura comenzará a menguar.

En respuesta, debemos mirar a dos grupos de personas de la Biblia, Berea e Isacar.

Debemos hacer que la Palabra de Dios sea la alta autoridad como hicieron los cristianos de Berea en Hechos 17:11.

Los cristianos debemos seriamente convertirnos y comprometernos con la Escritura y el Evangelio en todos los aspectos de nuestras vidas. También debemos discernir sabiamente la cultura actual y las estrategias de cómo glorificar mejor a Dios.

«De los hijos de Isacar, que entienden los tiempos y sabían lo que Israel debía hacer» (1 Crónicas 12:32).

Yo deseo que la Iglesia y los cristianos estén examinando cada día las Escrituras para conocer la palabra de Dios y también para conocer los tiempos, junto con el contexto y la sabiduría del Espíritu para hacer frente a la cultura con la Buena Nueva.

Como yo lo veo, algunos cristianos pasarán a pelear. Otros cristianos, amarán. Pero de cualquier manera, los cristianos conviccionales cada vez van a ver que no son la mayoría moral y abogarán menos por la legislación o los valores tradicionales y estarán más centrados en la protección de la libertad religiosa.

Hay formas de destacar el bien, defender las realidades culturales que engendran el florecimiento humano, y hacerlo de una manera amorosa. Ese es el futuro que los cristianos conviccionales necesitan.

4. Iglesias serán más sólidas. La muerte del nominalismo dará como resultado iglesias más sólidas.

Los próximos 20 años van a ser un desafío para los cristianos y las convicciones de las iglesias en muchos lugares. Está empezando a costar algo ser un cristiano en América, no tanto como en muchos lugares en el mundo o en gran parte de la historia, pero más de lo que solía ser.

Y, como vivir para Cristo costará más en nuestra cultura, significará más en nuestro contexto. Las iglesias que predican el Evangelio y se están centrando en las verdades bíblicas van a ser más claramente distintivas de la cultura que les rodea.

¿El resultado final? Las Comunidades cristianas serán sólidas y van a hacerse más fuertes.

Estas iglesias que predican el evangelio tendrán miembros que estarán más, no menos, comprometidos y estas iglesias tendrán menos cristianos nominales en los años venideros. El cristianismo se hará más una minoría en la cultura, pero las iglesias misionales serán más purificadas, más bíblicas como resultado.

¿Por dónde seguir?

Los efectos a largo plazo de estos cambios obligarán a las iglesias a tomar una decisión crítica. Llegarán a ser ya sea una iglesia cultural que permite las tendencias sociales dicten sus creencias cambiantes, o se convertirán en una iglesia contra-cultural que se adhiere fielmente a la Escritura y proclama el evangelio de una manera considerada cuidadosamente.

Esta última iglesia ofrece una esperanza real en medio de una cultura de confrontación y es el único futuro real de la iglesia americana.

Ed Stetzer es el presidente de LifeWay Research. Para leer el artículo original, visite edstetzer.com.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *