Menú


Sanando la Tierra

1º país en hacer implantes de microchips masivos

Un país con casi 25.000.000 de habitantes se está convirtiendo en el 1º país en hacer implantes de microchips masivos.

Desde 2010 el gobierno analiza el potencial para utilizarlo en toda su población.

Australia ofrece implantes de microchips en gran escala para su población.

Desde 2010, el gobierno del país analiza un plan para utilizar los chips RFID para modernizar su sistema de salud.

El chip para mascotas hace tiempo que se está usando en el mundo y por causa del robo de menores, los implantes de chips para niños también se están popularizando. El chip para personas en general se quiere usar primeramente para el sistema de salud. El chip gps para niños parece un gran avance en la protección personal, pero cada vez nos lleva más a la dependencia de quien administra estos avances.

El chip rastreador para personas parece algo que ya no se puede escapar en el futuro cercano y el gps para humanos indefectiblemente se impondrá en los próximos años.

Este año, la idea parece estar empezando a ser popular en Australia, pero la motivación no es el resultado de una campaña del gobierno. A través de anuncios que intentan mostrar cómo el microchip implantado en la piel es beneficioso, aumentó la demanda espontánea de implantes de microchips.

El sitio News.com.au (1), ha publicado recientemente un artículo titulado «Los australianos abrazan la tecnología del microchip (2) para ser sobrehumanos.»

Según el sitio web, uno de los más importantes en el país, cientos de australianos están buscando beneficiarse de la oportunidad de abrir puertas, encender las luces y acceder a las computadoras con sólo con un movimiento de su mano.

La «chica de la propaganda» es Shanti Korporaal (3), de Sydney, que se implantó dos chips diferentes, del tamaño de un grano de arroz, uno en cada mano. En uno de ellos tiene el control de puertas y portones, ya no necesita claves y contraseñas para acceder a su ordenador o dispositivo móvil.

Hasta su Vespa se adaptó para trabajar con el programa. Por otro lado, los implantes de microchips funcionan como una tarjeta de visita, se comunica con el teléfono inteligente, permite ver los datos médicos y de geo localización y almacena datos médicos complejos.

Junto con su marido, creó el «Chip My Life «, un servicio de distribución de implantes que desea extender a todas las regiones de Australia.

Aunque todavía está centrado en el nicho de mercado de aquellos que están interesados ​​en la tecnología más avanzada, la apuesta es alta. Korporaal espera que dentro de unos años sus microchips se puedan configurar para pagar las cuentas y tal vez poner fin a la necesidad de dinero en efectivo y tarjetas de crédito.

«La idea de los super-humanos de muchas historias de ficción ya es real», celebra. En su entrevista con el sitio australiano, Shanti, de 27 años, dijo que su familia y amigos están ya celosos de su nuevo estilo de vida con microchip.

Shanti ha tenido algunos mensajes de cristianos ultra conservadores en Facebook que le dicen que va a irse al infierno, pero la reacción ha sido principalmente una de intriga. «No tuve más oposición a mis tatuajes que con el chip. Mis amigos están celosos», asegura.

El médico Amal Graafstra, que inyectó los chips en Shanti Korporaal asegura haber hecho lo mismo personalmente en unos 1.200 australianos. Según él, después de la anestesia local, la inclusión se realiza en dos segundos.

Con precios que van desde $ 80 a $ 140, cualquiera puede tenerlo.

Estas comunidades crecientes de «biohackers» (4) que creen que pueden utilizar la tecnología para mejorar el rendimiento humano, no se limita a Australia. Recientemente, una empresa de Suecia ofreció a los empleados la opción de cambiar sus tarjetas de identificación por los chips para abrir las puertas y marcar el «punto». Más de 400 aceptaron la propuesta.

Es probable que como en este caso, los implantes de microchips comiencen a popularizarse como sucedió con los teléfonos inteligentes hasta que todos lo tengan.

RECURSOS EXTERNOS:
(1) El sitio News.com.au
(2) la tecnología del microchip
(3)La «chica de la propaganda» es Shanti Korporaal

(4) «biohackers»

Deje su comentario