Menú

Sanando la Tierra

Vende su concesionaria para plantar iglesias

Un próspero hombre de negocios vende su concesionaria para dedicarse a plantar iglesias.

Kenedy Wingley decidió abandonar su negocio para centrarse en la tarea de plantar iglesias. El proyecto en base Sudamericana se llama «Fundación de Iglesias».

A los 52 años de edad un empresario dejó su próspero concesionario de motocicletas a finales de 2013 para dedicarse a un proyecto de plantación de iglesias en la región de Parauapebas, Pará, Brasil -zona en la que vive- Desde entonces, Kenedy Wingley se dedica a la tarea que se basa en la «Plantación de Iglesias».

Él está casado con Selma Boy y es padre de tres hijos. Kenedy decidió vivir por fe y hasta la fecha ha establecido 27 iglesias en su área, junto con su equipo misionero. Wingley dio contó su experiencia en la reunión de ‘Evangelización y plantación de iglesias en grandes ciudades’, realizado por la sede central Adventista de América del Sur, a la que asistieron líderes de Misión Mundial y Evangelización de ocho países de América del Sur, del 4 al 7 abril.

En una entrevista con la Agencia Adventista de Noticias de América del Sur (ASN), el empresario comentó sobre su trabajo. «Me gustaría hacerlo nuevamente, porque motivó mi familia y mi vida. Veo ahora que mi vida depende de ello (la plantación de iglesias). Si no consigo hacer lo que Dios me dio instrucciones, que muera. No puedo parar. ¡Ay de mí si no anuncio el evangelio! Veo vidas cambiadas, personas bautizadas. Veo que Dios me llamó al proyecto. Ese es el plan que Él tiene para mi vida», dijo.

Kenedy también informó que a finales de noviembre de 2012, un equipo de miembros adventistas decidió hacer evangelismo en su ciudad, situada a 50 kilómetros de la ciudad de Belém, capital de Pará. Fue entonces que en una reunión de los ancianos (líderes laicos) de la iglesia, se dieron cuenta del rápido crecimiento de la ciudad y no había donde poner a los nuevos convertidos «porque las iglesias estaban llenas.»

Mayor desafío

Kenedy y otros miembros, aceptaron el reto de la plantación de iglesias en la ciudad con 130 distritos que tenía sólo 33 iglesias. Pero la situación no era tan favorable. El reto consistía en el hecho de que «el 70% de la ciudad de Parauapebas no tenía presencia adventista y los terrenos eran muy caros».

Au así, el costo no fue un obstáculo, ya que se puso en marcha en la región un proyecto llamado 10×10: 10% de diezmo y 10% de pacto. Así que eso es cuando los líderes de la iglesia, junto con los pastores locales de la Asociación del Sur de Pará (subsede eclesiástica) y miembros de la región apoyaron la iniciativa que cobró impulso en marzo de 2013.

«Las iglesias han comenzado a dar el pacto (libre albedrío del porcentaje de ofrenda). Hubo un crecimiento considerable del diezmo – 25 a 30%. Después de la llamada hecha por el nuevo equipo de plantar para el proyecto 10X10, los miembros del pacto crecieron en un 600% «, dice Wingley. Otro beneficio fue la de unir las iglesias de la región en el plan de expansión misionera.

El resultado fue la plantación de 28 nuevas iglesias adventistas en la ciudad de Parauapebas, en sólo tres años. Antes de la siembra, el número de miembros era de 2.600, y después del proyecto, se elevó a seis mil miembros en la región. «Tuvimos tres distritos misioneros (grupos eclesiásticos de las iglesias) y se duplicó para siete,» señaló. En la actualidad, el equipo ha madurado el proyecto y comparte con otras regiones de Brasil.

http://guiame.com.br/gospel/mundo-cristao/empresario-vende-concessionaria-para-se-dedicar-um-projeto-que-planta-igrejas.html

Deje su comentario