Sanando la Tierra

Usted podría tener «La enfermedad del poder»

25 agosto, 2013 | adm | Insólito

Usted podría tener "La enfermedad del poder"

La enfermedad del poder es una afección que usted podría tener, su nombre médico es Síndrome de Hubris, la enfermedad de aquellos que creen saberlo todo.

También se le conoce como “la enfermedad del poder”, es una patología que lleva a la persona a desubicarse de la realidad.

La hybris es un palabra de origen griego que suele traducirse como “fuera de mesura” y que actualmente a la confianza u orgullo en sí mismo muy exagerado, en especial manera cuando se tiene algun poder.

El castigo a la hibris era la punición de los dioses que volvían al individuo dentro de los límites que él cruzó.

Heródoto, el historiador y geógrafo hablo en uno de sus relatos de este mal humano: “Puedes observar cómo la divinidad fulmina con sus rayos a los humanos que demasiado sobresalen, no permitiendo que se jacten de la condición que gozan… puedes ver también cómo lanzan siempre sus dardos desde el cielo contra los edificios más grandes y los más altos árboles, pues lo divino tiende a aplastar todo lo que se destaca en demasía”.

El doctor Harry Campos Cervera, médico psiquiatra y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina, dice: “El síndrome de Hubris saca su nombre del teatro de la Grecia antigua y aludía particularmente a la gente que robaba escena.

Se empezó a usar como trastorno de personalidad al observarse ciertas características en personas que tienen un cargo de poder”, a pesar que tal forma “no se encuentra dentro del manual psiquiátrico, no significa que pueda haber una patología que reúna estas particularidades”.

“cualquier persona que está en el ejercicio del poder puede llegar a padecerlo”, y alguien que ‘se cree’ con el poder puede manifestarse en un narcisismo, imaginando que lo que piensa es correcto y no lo que opinan los demás, cree que todos los que lo critican son enemigos, etc.” y destacando que dichas actitudes “llevan a quien las sufre a la toma de erróneas decisiones debido a que el individuo pierde la perspectiva de la realidad total y ve sólo lo que desea ver”.

Acerca de esto, también subrayó que “lo puede sufrir cualquiera que está en el ejercicio del poder”. Aclarando que si se considera esta dolencia en el marco de la política, “Se debe entender que para dedicarse al ámbito político se tiene cierto rasgo de narcisismo y si a eso se le suma el entorno que se crea en el poder, son pocos los que llegan a una alta esfera de poder que logran escaparle al trastorno”.

De cómo se trata esta patología, Cervera fue contundente: “El tratamiento es hacer un baño de realidad. La forma de mejorar es tratar de no creérsela y mirar la perspectiva global”.

El especialista insiste en esto es “un trastorno transitorio, que tiene sintomatología psiquiátrica pero más bien se observa desde lo sociológico esta ligado con el momento que se vive”, suele cambiar cuando el individuo deja los ámbitos de poder.

Dijo además: “No es una crítica, al contrario, es casi cariñoso decirle a alguien ‘bajá un cambio y cuídate’ porque esto a lo que lleva es a que la persona que lo padece cuando baje a la realidad tenga un golpe mucho más fuerte”.

www.infobae.com

En la biblia esta enfermedad se la llamaría simplemente “orgullo”.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *