Sanando la Tierra

Un rabino dice saber dónde está el arca perdida, habla de la construcción del tercer Templo

22 septiembre, 2013 | adm | Iglesia y Ministerio

Un rabino dice saber dónde está el arca perdida, habla de la construcción del tercer Templo

En Jerusalén, los rabinos están en el diseño de un nuevo templo de alta tecnología. Sólo hay un problema: lo quieren construir en el lugar más sagrado en la ciudad para los musulmanes.

El Rabino Chaim Richman muestra en una habitación a oscuras, acaricia su barba y saca su smartphone.

Tiene una aplicación especialmente diseñada que opera las luces. La habitación se ilumina. Él toca la pantalla otra vez, y una pesada cortina se abre. Resplandeciente en oro brillante – y bastante más pequeña de lo que esperaba – se encuentra el Arca de la Alianza.

«Esta no es la verdadera arca perdida», dice. «La real está escondida cerca de un kilómetro de aquí, en cámaras subterráneas creadas durante la época de Salomón». Lo miro de reojo. «Es cierto», dice.

«Los Judeos poseen un registro transmitido de generaciones a generaciones, dónde tienen el posicionamiento exacto. Existe un grande fascinamiento por querer buscar al arca perdida, pero ninguno le hizo la pregunta a un judío. Sabemos dónde está desde hace miles de años. Podría alcanzarse si excavamos el Monte del Templo, pero esa zona es controlada por los musulmanes».

Bienvenido al Instituto del Templo de exposiciones, en el corazón de la ciudad vieja de Jerusalén.

Una galería de felpa, de alta tecnología, que abarca 600 metros cuadrados, alberga una colección de ornamentos y vasos sagrados para ser utilizados por el sumo sacerdote judío. Esto no es un museo, el rabino Richman insiste, director internacional de la organización.

Aparte del Arca de la Alianza, todos los artefactos en exhibición han sido cuidadosamente creados en conformidad con las instrucciones bíblicas y está destinado para el servicio real en un «tercer templo judío», que se construirá a la brevedad posible.

La parte central de la colección es un traje de sumo sacerdote hecha de hilo azul y oro con un pectoral con 12 gemas de gran tamaño. Costo: 160 000 EUR. También hay trompetas de plata intrincada y liras, bandejas de madera para recoger la sangre del cordero de sacrificio y un gran soporte para el pan ritual.

En el exterior, en una plataforma con vistas al Muro Occidental, se encuentra un candelabro de 1,5 toneladas adornado cubierto en 90 kg de oro por valor de 1,3 millones de libras esterlinas. Todas estas piezas han sido diseñadas en consulta con 20 eruditos talmúdicos a tiempo completo, que el instituto paga para estudiar las leyes elaboradas, de 2.000 años de antigüedad que rigen la construcción de artefactos del templo.

Pero, antes de acusar Richman y sus colegas de estar pasado de moda, el Instituto del Templo ha elaborado planes para el nuevo templo, que incluyen dos características muy contemporáneas: un monorriel, para transportar a los visitantes hasta la puerta, y un dispensador informatizado de agua de 6 pies de altura con 12 grifos para que todo un turno de sacerdotes se laven las manos a la vez.

Esto, dice Richman, ha sido diseñado para que un giro de la llave de la cantidad exacta de agua estipuladas en la ley judía. «No hay ninguna razón por la que no deberíamos utilizar la tecnología, que es el milagro moderno, al lado de los milagros celestiales», dice el rabino. «Es parte de nuestra visión del templo como un potencial real en nuestros tiempos. Estoy seguro de que tendrá ascensores, calefacción por suelo radiante y un estacionamiento».

Esto puede sonar extravagante, pero en la atmósfera febril de Jerusalén – la ciudad santa para tres religiones del mundo – las ideas de Richman son altamente inflamatorias. La ubicación propuesta para el nuevo templo es el Monte del Templo (o Haram al- Sharif en árabe), uno de los lugares más controvertidos en el planeta.

El Primer Templo, construido por el rey Salomón hace 3.000 años, se quedó en el sitio, dice Richman y el tercer templo debe ser construido en el mismo lugar. Por infortunio, la zona tiene ocupación – por el templo o islámista conocido como “Rock Dome”, dominando el cenit de Jerusalén y la mezquita de Al – Aqsa, el tercer lugar más sagrado del mundo para los musulmanes.

Muchos palestinos temen que los extremistas israelíes están conspirando para destruir a los dos y con un cierto grado de justificación, en 1984, un complot para volar la cúpula de la roca por un grupo llamado Underground judío fue descubierto por la policía.

Otros palestinos creen que la amenaza proviene del propio gobierno israelí.

En el 2000, el entonces líder de la oposición israelí, Ariel Sharon, visitó el lugar para subrayar el control de Israel sobre la zona, una medida que provocó la segunda Intifada, en la que 1.000 israelíes y 3.000 palestinos murieron. Y, recientemente, una serie de figuras religiosas y políticas, incluyendo Richman, han afirmado el derecho de los Judios a orar en el Monte del Templo, una solicitud que – si se concede – llevaría a enfrentamientos violentos, dicen los líderes palestinos, y proporcionarán a Israel una excusa para colocar el área bajo control militar.

El rabino se refiere en su opinión, que los «negadores del templo» han tratado de destruir toda evidencia del templo israelita, en un esfuerzo por socavar la pretensión judía a este lugar. Allí, se dice: un pilar de mármol rota. Allí, una colección de vigas de cedro desechados . Allí, los restos de una escalera.

«Estamos listos para restaurar este lugar a su antigua gloria», dice Richman.

«Y tenemos sacerdotes que están dispuestos a servir en el Tercer Templo. Eso sería un milagro mucho más pequeño que el establecimiento del estado de Israel. Aquí estamos, en nuestra patria, y tenemos el poder para construir el templo siempre que queramos! Dios debe estar preguntándose que estamos esperando».

www.telegraph.co.uk

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *