Sanando la Tierra

Tus hijos pueden huir de ti, pero no de tus oraciones

10 febrero, 2017 / adm / Iglesia y Ministerio

Tus hijos pueden huir de ti, pero no de tus oraciones

El pastor Greg Laurie, dijo: “Tus hijos pueden huir de ti, pero no de tus oraciones”. Laurie es el líder de la mega-iglesia Harvest Christian Fellowship en California (1). Esta breve reflexión fue hecha sobre los hijos que abandonan la fe cristiana. Aconsejó a los padres mantenerlos en oración.

Su reflexión fue hecha de la parábola del Hijo Pródigo. Jesús habló en esta parábola de volver a casa después de una distante experiencia familiar. “Incluso cuando se crían en buenos hogares, los niños a veces son rebeldes o incluso se desvían. Los padres sienten que de alguna manera fracasaron”. Escribió Laurie en su página de Facebook (2).

No renunciar en tus oraciones

El pastor dijo que conocía la sensación porque, incluso como un líder cristiano, ha experimentado esto en su casa. “Mis hijos tenían momentos de hijos pródigos en sus vidas. Ambos se alejaron de la fe cristiana por algún tiempo, pero nunca renunciamos a ellos y volvieron a Cristo”. Dijo el pastor Greg citando a Christopher y Jonathan Laurie.

Laurie hizo hincapié en que los padres no deben cambiar la postura. Pero tal vez diferenciar el enfoque: “Puede suceder. Si usted tiene un hijo que se convirtió en pródigo, siga siendo fiel a sus creencias. Manténgase en el camino. Cuando mi hijo, Christopher, fue en su etapa de pródigo, siempre supo que me preocupaba por él. Me quedé con la comunicación abierta, incluso si no se abrían para mí. Siempre sabía que lo amaba”, dijo.

Sé persistente con tus oraciones

Alentando a los padres a permanecer persistentes, el ministro dijo que la fe es muy valiosa. Así como su efecto.

“No te rindas – nunca debemos renunciar a nuestros hijos. Continúa orando por ellos. Escucha esto: Tus hijos pueden escapar de tu presencia, pero nunca pueden escapar de tus oraciones”.

Greg y su esposa, Laurie Cathe, pasaron por un momento peor. La muerte de Christopher en un accidente automovilístico hace ocho años.

Cuando el destino golpeó a su familia, Christopher ya se había reconciliado con Dios. “Ahora los cumpleaños son difíciles, la Navidad es dura, la Pascua es difícil. Es increíble cómo cada ocasión está llena de recuerdos que nosotros no sabíamos que teníamos “, escribió Laurie.

“Si pudiera, me gustaría traer a mi hijo en un pestañear. Pero no tengo esta capacidad, por supuesto. Así que acabo diciendo: ‘Señor, no quiero desperdiciar mi dolor. Yo lo uso para tu gloria. Hay una gran cantidad de personas heridas por ahí y yo sé lo que están pasando’ “.

Recursos externos:
(1) Harvest Christian Fellowship en California
(2) Laurie en su página de Facebook

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




A %d blogueros les gusta esto: