Sanando la Tierra

Yo fui uno de los más grandes ateos
Kobe Bryant: su carrera estaba en el plan de Dios