Sanando la Tierra

Explotó en llamas, pero la biblia quedó intacta