Sanando la Tierra

Los ateos, ¿más inteligentes que los creyentes?