Sanando la Tierra

Francisco: Dios no puede ser Dios sin el hombre