Sanando la Tierra

Ateo admite: Dios se cierne a mi alrededor