Sanando la Tierra



Los médicos querían abortar al bebé pero Melissa confiaba en Dios
No tiene piernas ni brazo pero adora a Dios