Sanando la Tierra

Sin fe es imposible agradar a Dios