Sanando la Tierra



Cuando nací un ángel tuerto dijo: ¡Vamos Claudio!