Sanando la Tierra

Las Naciones Unidas, reconocen una Biblia antigua