Sanando la Tierra

Asaltante: Perdóname. Yo robo para la Iglesia