Superar dudas y vivir con fe audaz

31 julio, 2015 | adm | Mensajes

Joyce_Meyer

“En Hechos 27, hay una gran historia sobre el apóstol Pablo. Viajaba por barco con algunas personas cuando “un viento violento [un tifón]… vino en la isla” (v. 14). Días quedaron atrapados en la tormenta y en un momento fue tan feroz, que fueron “peligrosamente sacudidos por la violencia de la tormenta” (v. 18) y tuvieron que tirar por la borda todo el equipo del buque. Terminaron sin alimentos, con hambre y aparentemente sin esperanza.

En ese momento, Pablo estaba parado en medio de los sobrevivientes y dijo, “cobren ánimo, no habrá ninguna pérdida de vidas entre vosotros…” (v. 22). Luego compartió que un ángel de Dios le dijo esto y dice en el versículo 25, “Así que tengan coraje, confíen completamente en Dios va a ser exactamente como me lo dijo”.

¿Cómo pudo Pablo, en medio de una tormenta horrible, pedir al pueblo “estar de buen humor” y tener una buena actitud? Porque creía en su corazón — sin duda — “que será hecho lo que me dijeron.” ¡Eso me encanta!

Es una gran foto del poder de la fe en Dios cuando toda esperanza parece perdida. Y podemos tener la misma fe que Pablo cuando superamos las dudas.

Enfrenta todas las tormentas en la vida. Algunas son más difíciles que otras, pero todos pasamos por pruebas y tribulaciones. Es por eso que tenemos el don de la fe. Efesios 6:16 lo llama “el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas ardientes del maligno.”

La duda es un tipo de “flecha ardiente” que el enemigo utiliza para atacar nuestra fe.

Generalmente experimentamos duda después de que hemos tomado una decisión. En Santiago 1:6, la Biblia dice tener dudas es ser sacudido como por el viento, se siente como usted está tratando de ir en dos direcciones diferentes al mismo tiempo. Y es miserable el debatirse entre dos lugares, no eres capaz de decidir lo que realmente crees.

Es en esos momentos que tenemos que elegir si vamos a creer a Dios o al enemigo… a Dios o a nuestros sentimientos… Dios o lo que nos dicen las personas… Dios o nuestras circunstancias…

Cuando la duda viene contra nosotros, tenemos que levantar el escudo de la fe. Hacemos esto cuando abrimos nuestra boca y decimos lo que dice la palabra de Dios, en lugar de quejarnos y quejarnos sobre el problema. Nuestra fe es liberada cuando decimos, oramos y hacemos la palabra.

Así que en esos tiempos, abra la boca y dí, “¡yo creo que todo lo que Dios me ha dicho llegará a pasar!”

Tal vez estás dudando si puedes oír la voz de Dios o no. Esto sucede porque generalmente dudamos de nosotros mismos más que dudamos de Dios. Ahora no estoy hablando realmente de oír una voz; Estoy hablando del saber dentro de nuestros corazones sobre lo que está bien o mal.

Es la pequeña voz de Dios. Los creyentes en Jesucristo todos tienen, pero muchos no tienen la confianza para confiar en él.

La Biblia dice en Santiago 1:5 que cuando estamos faltos de sabiduría, podemos ir a Dios, le pedirle y nos la dará “liberalmente y extremadamente, sin reproches o errores”. Lo que esto significa es que aún con las imperfecciones nuestras, Dios será fiel a nosotros y nos dará lo que realmente necesitamos si le pedimos ayuda. ¡Él te ama, te bendice y te utiliza a pesar de ti mismo, porque él es fiel! Y nunca debes dudar.

He aprendido a través de mi propia relación con Dios que él no espera que yo sea perfecta; Él quiere lo mejor que podamos hacer para estar en su voluntad y tomar pasos de fe cuando nos guía a través de su palabra y las impresiones que él habla a nuestro corazón.

Recuerde, él quiere que nosotros pongamos nuestra confianza en él. Dios quiere hablar contigo personalmente y te llevará en su gran plan para tu vida. Por lo que no tengas miedo de salir y hacer lo que está en tu corazón. Si cometes un error, aprende de él y sigue. Cómo “salir y conocer.” Y todos tenemos que hacerlo.

Quiero animarte a empezar a hacer confesiones todos los días que te ayudarán a crecer en tu fe y confianza en Dios. Tenemos que hacer declaraciones como, “Dios me ama. Él quiere hablar a mi corazón. Puedo oír de Dios. Es fiel conmigo y me lleva a su voluntad para mi vida. ¡Y creo que va a ser exactamente como Dios me ha dicho!

Por la gracia de Dios podemos ser valientes en la fe y superar cada ataque de la duda durante las tormentas de la vida”.

www.christianpost.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de Privacidad (GDPR)