Sanando la Tierra

Sobrevive explosión vuelo Los Angeles – Atenas

11 octubre, 2016 | adm | Iglesia y Ministerio

El cristiano sabe que Dios oye la oración. Una mujer que sobrevive a una explosión de un vuelo Los Angeles – Atenas – da testimonio del milagro que vivió. Nunca antes alguien había sobrevivido a una explosión terrorista en ninguno de los vuelos registrados.

Después del ataque terrorista en el avión dijo: «Jesús estaba sentado conmigo».

Jeanette Chaffee (1) era una de los pasajeros de un vuelo que iba desde el aeropuerto Internacional de Los Angeles (2) (EE.UU.) al aeropuerto de Atenas (3) Grecia, cuando una bomba oculta en un asiento en el chaleco salvavidas explotó en vuelo.

Jeanette experimentó una historia sorprendente que demostró su fe cristiana, en abril de 1986.

Ella era una de los pasajeros de un avión que iba desde Los Angeles (EE.UU.) a Atenas (Grecia), El vuelo se originó en California en un Boeing 747 e hizo transbordo a un Boeing 727 en Roma para el resto del vuelo cuando una bomba oculta en el chaleco salvavidas debajo del asiento 10F explotó.

Estaba sentada a sólo cuatro metros de distancia de donde explotó la bomba en el vuelo 840 de la compañía TWA (4).

Cuando la bomba detonó, arrancó el techo y abrió un agujero en el lado del avión a solo dos filas por delante de ella. Cinco pasajeros fueron absorbidos inmediatamente por una abertura terrible y siete tuvieron heridas por los desprendimientos de la cabina, que sufrió una descompresión rápida.

Los 110 pasajeros restantes sobrevivieron milagrosamente los daños causados ​​por la explosión. El capitán Richard Petersen (5) logró aterrizar el avión con éxito en Grecia cuarenta minutos más tarde.

Jeanette recuerda cómo lo que empezó como un día de viaje tranquilo se convirtió en puro terror mientras volaba a una altura de diez y siete mil pies.

«Yo estaba siendo sacudida despierta y con un fuerte ruido ensordecedor. Parecía que un arma se hubiera disparado a centímetros de mi cabeza. Nos caen del cielo», dijo.

Al girar a la derecha y ver el cielo azul a través de un gran agujero al lado del avión, Jeanette pensó: «Este será nuestro fin». A pesar del ataque de panico inicial se sobrepuso.

No había manera de salir de ese avión con seguridad, pero ella siguió orando para que el Señor milagrosamente salvara su vida y las vidas de las personas.

«Yo sabía que Jesús estaba sentado conmigo. Yo también sabía que la próxima vez que pestañeara, yo lo vería y miraría a sus ojos», dijo.

Jeanette cuenta que experimentó la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, como está escrito en Filipenses 4: 7.

Chaffee oró clamando por un milagro y lo recibió. En toda la historia – esta es la única vez que en pleno vuelo – sobreviven los pasajeros a la detonación de una bomba estando el avión aún en el aire.

Jeanette comparte su experiencia desgarradora que vivió en el vuelo 840 de TWA e inspira a los lectores a confiar en Dios en tiempos difíciles.

Además de su testimonio, ella también comparte en su libro: «Extravagant Graces: 23 Inspiring Stories of Facing Impossible Odds» (6), las verdaderas historias de músicos de renombre mundial, misioneros, atletas, y oradores que sobrevivieron a los momentos más angustiosos o a las tragedias personales en sus vidas, siempre con la ayuda de Dios.

Relacionados: PARACAIDISTA VE EL CIELO TRAS ACCIDENTE DE AVIÓN

Referencias externas:
(1) Jeanette Chaffee
(2) aeropuerto Internacional de LA
(3) aeropuerto de Atenas
(4) la compañía TWA
(5) capitán Richard Petersen

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *