Menú

Seguidora del Islam sana en nombre de Jesús

Una musulmana en cama durante un año sana cuando le oran en nombre de Jesús. La seguidora del Islam sufría de intensos dolores todos los días.

Una pareja de misioneros estadounidenses trabaja con el Ekballo Project (1). Estos respondieron a la llamada de Dios a Berlín, Alemania, y han estado ministrando a los refugiados de Oriente Medio.

Recientemente han bautizado a un joven llamado Nizar que les contó una historia (2) que demuestra el poder del nombre de Jesús.

“La mujer de mi tío, no podía caminar debido a un problema grave de espalda. Estaba confinada a su cama por un año y su peso aumentó 100 kilos”, dijo Nizar.

“Mi tío estaba realmente perdido, no sabía qué hacer,” dijo Nizar. Su tío tenía poco trabajo y se enfrentaba a la posibilidad de traslado a otra ciudad. Nizar dice que su tío era una de las personas más rudas que conoce. “Él incluso tiene un tatuaje en su cuerpo que dice: “No te metas conmigo; te voy a patear el trasero”.

“Él no tenía mucho dinero. Tuvo que vender las cosas que tenía. Fue un momento muy difícil para él”, dijo Nizar.

Los meses pasaron y su tío decidió estudiar el Corán y ser más islámico. Pero después de pasar varias semanas en la escritura islámica, se desilusionó y dijo: “Está bien, vamos a ver otra cosa”.

Así que comenzó a conversar con algunos de los refugiados drusos acerca de su fe. Su religión es considerada una religión monoteísta de Abraham, pero no se sigue los cinco pilares del Islam. Sus creencias integran características del Ismaelismo, el gnosticismo, el neoplatonismo y otras filosofías.

Los drusos se llaman “gente del unitarismo o monoteísmo.” Después de que el tío buscó respuestas entre los drusos, ha concluido, “OK, no he encontrado nada aquí. Vamos a ir a otro lugar”.

Entonces se encontró con un nuevo testamento y empezó a leer.

“Él leyó y leyó y leyó. Después de una semana estaba aburrido”, relató Nizar.

Un día el tío de Nizar entró en la sala de estar, puso el Nuevo Testamento abajo, y comenzó a servirse una copa de arak, una bebida alcohólica destilada con sabor a anís.

“Él era un alcohólico”, señaló Nizar. “Cuando él era espiritual dejó el alcohol, pero ahora decidió volver”.

Al mismo tiempo, su esposa estaba en la otra habitación con dolor severo.

En este punto, estaba desesperado por cualquier tipo de avance y clamó a Dios.

“OK, (Dios), ¿qué quieres de mí? He pasado por todo esto. Tú sabes que en el fondo de mi corazón, te amo. Yo sé que en el fondo de mi corazón yo soy tu hijo. ¿Por qué estoy sufriendo de esta manera? ¿Por qué dejas que la vida me golpee así y me quiebre de esta manera?

“Yo era rico”, lamentó. “Yo tenía un montón de dinero. Yo tenía un montón de amigos. ¿Qué tengo ahora? Tengo una mujer enferma en la cama en la otra habitación gritando todo el día durante un año”.

De repente lo sorprendió por una respuesta desde arriba, una voz que le dijo: Ve a tu esposa y ora en el nombre de Jesucristo. Pon su mano sobre su espalda y ella será sanada.

Sorprendido, apartó la bebida y dio un salto y se precipitó en su habitación.

“Vamos mujer, no hables, vuélvete”, instruyó con cierta urgencia.

“¿Qué estás haciendo?”, Preguntó.

“¡Volteándote!”

Él puso su mano en la espalda y oró: “En el nombre de Jesucristo…”

De pronto, su esposa sintió algo como un trozo de metal caliente perforando su espalda. “¿Qué estás haciendo?” Ella gritó. Ella pensó que la estaba apuñalando.

¡Pero no era un cuchillo lo que entró en su espalda; era el poder curativo de Jesús, el Dios que sana!

Después de haber orado, se levantó y se fue.

Pronto, ella fue al médico para ver qué pasaba. La examinaron con rayos X y podían ver algo que pasó, pero no podían explicar.

“Después de esto la fe de mi tío fue tan fuerte que no puede hablar sino de Jesús”.

Ahora tiene la creencia más fuerte y él es el tipo más tranquilo que nunca vi”.

RECURSOS EXTERNOS:
(1) el Ekballo Project

(2) un joven llamado Nizar que les contó una historia
https://youtu.be/Wu5PcsT_zGI

Comentarios