Algunas personas creen que el ministerio de sanidad de Dios no funciona ahora, por eso no pueden ser sanadas. Es difícil ser sanado cuando uno mismo no permite la sanación divina debido a la falta de fe.

Nosotros todos debemos creer que Dios nuestro Padre Celestial se deleita en nuestro bienestar.

Su palabra, que son promesas de amor nos dice: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”.(Hebreos 11:6 (RVR1960))

Buscar a Dios en oración, es el paso más importante que debemos dar día a día en nuestro caminar por la vida, no importando en que parte del mundo vivimos y cómo somos, lo que vale es que somos todos creados por Dios, y una vez que reconocemos y aceptamos a Jesús como hijo de Dios, y al mismo tiempo nuestro salvador tenemos acceso al lugar sagrado del Padre, con simplemente mencionar su nombre.

Una de las más grandes bendiciones que Dios nos ha dado, es su palabra, que son promesas de amor. Son promesas para vencer en cada circunstancia en la que nos encontremos.

En el caso de enfermedad, una de sus promesas de amor, es Isaías 53:(5 “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” (RVR1960), y otra bendición es la ciencia, a través de los médicos y las medicinas, los cuales debemos también buscar.

No obstante, la más importante es la oración, ya que como leímos antes, sin fe es imposible agradar a Dios y cuando venimos a Él en oración es porque creemos que Él quiere y puede.

Para muchos los milagros de sanación no suceden ahora, solo sucedían en tiempos pasados, sin embargo, a continuación veremos, un caso en el que se le debe dar toda la Gloria al único que la merece… Nuestro Padre Celestial.

De acuerdo con un sembrador de iglesias afiliado a las Misiones del Nuevo Pacto, en Eutopía, un hombre que sufrió un gran tormento durante ocho años encontró curación en Jesús. (1)

“Tesfaye había sido poseído por un espíritu maligno y no había podido hablar o caminar durante ocho años enteros”, relató Wolde, el sembrador de iglesias. Wolde y otro creyente fueron invitados a la casa del hombre por su esposa.

Ella solicitó oración por su esposo, a pesar de que no eran cristianos.

Cuando Wolde y su miembro del equipo entraron a la casa, se sorprendieron por lo que vieron. “Encontramos a su marido sentado inmóvil en una habitación oscura e incapaz de hablar”, recuerda. “Pudimos ver que este pobre hombre estaba en gran dolor y tormento”.
Sacaron a Tesfaye de la oscuridad y comenzaron a ponerle las manos encima. “Comenzamos a orar fervientemente al Señor Jesús para que lo sanara de todo lo que lo oprimía”.

Pidieron a Jesús que liberara al hombre.

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para predicar el evangelio a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a proclamar libertad a los cautivos y recuperación de vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos … (Juan 4:18)

Entonces algo extraordinario sucedió. ¡El gran poder de Dios se abrió paso! “¡Justo entonces, el espíritu maligno que poseía a Tesfaye gritó en voz muy alta y salió de él en el nombre y el poder del Señor Jesucristo!”, Informó Wolde.

“Luego explicamos a la pareja sobre el Señor Jesús y su amor por ellos. También les explicamos acerca de Satanás que quiere destruirnos, robarnos nuestra alegría y nuestra salud y que él es el enemigo de nuestras almas.

“Les dijimos que Jesús ha aplastado el poder de Satanás al vivir una vida sin pecado y morir por nuestros pecados en la cruz y luego levantarse de la tumba”.

Los dos hombres preguntaron a la pareja si querían recibir a Jesucristo en sus corazones.

“Justo entonces, tanto el esposo como la esposa se pusieron de pie y le pidieron a Jesús que fuera su Señor y Salvador.
¡Inmediatamente Tesfaye comenzó a hablar y a caminar!

Wolde alaba a Dios por el gran milagro de curación y salvación que recibió una pareja que vivía en la oscuridad.

“¡Ahora están adorando y compartiendo con nosotros en nuestra iglesia!”
Sigamos creyendo y esperando en las promesas de nuestro padre quien todo lo puede.

Lucas 18:27…Y Él respondió: Lo imposible para los hombres es posible para Dios. (2)
Génesis 18: 14 ¿Acaso hay algo imposible para el Señor?(3)

(1) blog.godreports.com
(2) www.biblegateway.com
(3) www.biblegateway.com