Samuel Hernández – Por Si No Hay Mañana

11 noviembre, 2013 | adm | Alabanzas

Levanto Mis Manos - Samuel Hernández

¿Qué decisiones tomaríamos hoy si supiéramos que no hay mañana?

¿Perdonaríamos al que no hemos perdonado?
¿Le diríamos a la persona que amamos cuánto le amamos?

¿Nos reconciliaríamos con Dios si estamos rebeldes o enojados?
¿Pediríamos perdón por nuestros errores y pecados?

Entonces: ¿Por qué no hacer hoy lo que pensamos hacer en otra oportunidad?

Si no hay mañana, si supieras que vas a morir hoy, ¿de qué te arrepentiría más, ¿y cómo cambiarías para mejor?

Si has vivido, has cometido errores, y lo que probablemente significa que has acumulado algunos pesares en el camino.

¿Cómo esos arrepentimientos te cambiarían hoy si tu vida estaría a punto de terminar? ¿Qué desearías haber hecho diferente?

Susie Steiner, escribiendo para The Guardian, informa sobre los remordimientos más comunes de la muerte y son sobre todo cosas que podrían haber sido remediadas fácilmente.

¿Coinciden con tus remordimientos?

Aquí están los cinco primeros:
Ojalá que hubiera tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí mismo, no lo que esperan otros de mí.
Me gustaría no haber luchado en el trabajo tanto.

Ojalá que hubiera tenido valor para expresar mis sentimientos.
Me hubiera gustado haber estado en más contacto con mis amigos.
Me hubiera gustado permitirme haber sido feliz.

¿Compartes alguno de esos remordimientos? ¿Tienes otros? Lo más importante, ¿qué harías para cambiar las cosas antes de que sea demasiado tarde?

Muchas veces esto es más fácil decirlo que hacerlo y el proceso puede ser largo e implica muchas incógnitas, pero las posibilidades son al menos que algunos de ustedes han evitado preventivamente estos pesares y pueden compartir tus experiencias con otros. Si tienes consejos, compártelos en los comentarios.

Alguien comparte:
“Yo no he conseguido hacerlo todo en mi lista, pero desde que casi me ahogué a los 25 años, he tenido una nueva filosofía de vida”, consejo:

1) haga planes. Muchos de ellos. Sea feliz con los que finalmente funcionan. No sude por los que no.

2) Ve hacia donde realmente quieres estar. Puede ser menos dinero ganado, pero el beneficio de disfrutar realmente de dónde estás cuando no estás trabajando vale totalmente la pena.
3) Tómate tu tiempo a hacer las cosas a tu propio ritmo. No dejes que el resto del mundo te apure.

Pero sobre todo:

4) Comprométete a hacer un mundo mejor para otras personas, tu influencia la puedes pasar a otros, lo que es inmortal, eterno.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de Privacidad (GDPR)