Sanando la Tierra

Rick Warrent volvió a predicar después de la muerte de su hijo

19 septiembre, 2013 / adm / Iglesia y Ministerio

Rick Warrent

El sábado pasado Rick Warrent volvió a predicar después de la muerte de su hijo sucedida más de 4 meses atrás.

Warent predicaba este sábado diciendo: “Durante 27 años yo oré cada día para que el Señor sane la enfermedad mental de mi hijo” En un retorno muy emocional el pastor Warret retornaba a predicar a su congregación hablando de su dolor en un sermón titulado “Cómo atravesar por lo que estás pasando”.

Mateo, de 27 años se quitó la vida el 5 de Abril pasado después de sufrir con una enfermedad mental y depresión. El padre decía en este sermón: “Nosotros teníamos los mejores doctores, nosotros teníamos muchas personas orando por esto, teníamos una familia de profunda, profunda fe y Mateo murió en el camino, esto no tenía sentido.”

Los miembros de la iglesia le dieron la bienvenida con emoción a la iglesia que ellos fundaron en 1987. Su iglesia es la iglesia Numero 7 en cantidad de miembros en los Estados Unidos con más de 20,000 miembros. El libro “The purpose Driven Life” que él escribió vendió 32 millones de copias.

La mamá habló del desorden de la bipolaridad en su hijo y dijo: “El día que murió mi hijo tuve un sentimiento terrible…” pero entendió que tenía que elegir el gozo. Rick dijo que sus siguientes 6 sermones tratarán el tema de la aflicción para ayudar a otros que están experimentando pérdidas.

Muchos líderes cristianos suelen hablar desde la victoria espiritual y desde todos los logros positivos obtenidos. Rara vez se habla del dolor y la derrota visible. Pero por la experiencia se puede decir que los mensajes “vividos” llegan mucho más profundamente al que vivió o está viviendo lo mismo.

Algunos pastores que no tuvieron por la gracia de Dios una experiencia similar, con voz callada y sin querer, le juzgan pensando que tal vez no tuvieron suficiente fe o que “por algo” el diablo pudo más en esta situación. Como una manera de justificar el miedo que algunos sienten a que pueda pasarles lo mismo.

Pero bien viene el mensaje de Eclesiastés que dice que un mismo suceso le pasa al bueno y al malo. No sabemos por qué suceden cosas así. Pero si sabemos del amor, la misericordia y el consuelo de Dios. A ellos nos aferramos.

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




A %d blogueros les gusta esto: