Reconciliación Racial – TD Jakes “Estoy tan feliz”

20 enero, 2015 | adm | Mensajes

TD Jakes

El arrepentimiento en una cumbre de razas – un progreso entre los líderes cristianos; TD Jakes manifestó “Estoy tan feliz”.

“Lidiaba con la pérdida de mi fe. No en mi fe en Dios, pero mi fe en la gente” confesó Jakes.
“Me preguntaba a mí mismo, ¿cuánto tiempo vamos a gritar y decir que estamos lloriqueando? ¿Cuánto tiempo vamos a ofrecer clichés cristianos desde simples a complicados, de situaciones sociológicas complejas?

¿Cuánto tiempo vamos a darle importancia a las cosas menores y ser enfrentados unos contra otros a la desaparición de una sociedad que necesita desesperadamente que alguien hable por ellos? ”

“Nunca negué mi fe en Dios, pero estoy tan feliz esta noche”, dijo Jakes después de una reunión poderosa y conmovedora que muchos de los que asistieron vieron como el progreso entre los líderes religiosos.

RA Vernon, fundador y pastor principal de la Iglesia The Word Church in Cleveland declaró: “Casi se me llenaron de lágrimas los ojos mientras pensaba para mis adentros, el Obispo Jakes mencionó el hecho de que no tenía ni idea, ni Harry Jackson que estaban planeando esto en el cumpleaños del Dr. King. Pero puede que te sugiera algo Obispo Jakes, que no fue casualidad o el azar, Dios maniobraba este momento”, porque que mejor regalo de aniversario para darle al Dr. King que traer a la realidad su visión.

“Fue el Dr. King, quien dijo que” la hora más segregada de la semana es la hora 11:00 el domingo por la mañana, y hoy me senté allí y vi no sólo al obispo Jakes, pero al obispo Paul Morton, al Pastor Tony Evans, a John Hagee… y uno de nuestros héroes en homilética hispano, el pastor (Samuel) Rodríguez, entonces me dije, esto es lo que se va a parecer el cielo-. Todos estos pastores, hermosos blancos, negros e hispanos”, añadió.

Cuando el obispo Harry Jackson, presidente de la Coalición de Liderazgo de Alto Impacto y pastor principal de la Iglesia de la esperanza cristiana en Washington, DC, hizo la primera llamada a TD Jakes, uno de los predicadores favoritos y más influyentes de Estados Unidos, le pidió que fuera parte de una cumbre para sanar la división racial de Estados Unidos, una de las primeras emociones que Jakes sintió fue miedo.

El pastor de la mega iglesia Casa del Alfarero en Dallas, Texas y autor best-seller del New York Times dice que tenía miedo porque su fe en la gente en ese momento en particular en cuestiones de raza había crecido frágil. América está tensa. Las protestas por las acciones policiales polémicas en Ferguson, Missouri, y Staten Island, Nueva York, estaban barriendo el país. Jakes no sabía. ¿Y si todo acababa saliendo mal?

“Mi fe en la gente era tan frágil que cuando el Obispo Jackson me llamó le dije: ‘Hombre, tengo miedo. Si esto no sale bien, yo no lo sé'”, confesó durante un servicio de la tarde en la iglesia después de que una coalición diversa de pastores influyentes y líderes cristianos de fe se habían reunido para la cumbre llamada “Healing the Divide Racial” en la noche del jueves – el cumpleaños del icono de los derechos civiles Martin Luther King Jr.

Una versión anterior de los organizadores del evento había anticipado una multitud de cerca de 75 líderes pero Tony Perkins, presidente del conservador Consejo de Investigación Familiar, que también participó en la reunión, dijo que era al menos el doble de esa cifra.

“Cerca de 150 a 200 “, estimó. “Fue una gran multitud.”

En esa multitud había gente como Leith Anderson, presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos; Bernice King, CEO de The King Center en Atlanta la hija de Martin Luther King Jr; Alveda King, ministro, activista de derechos civiles y sobrina del Dr. Martin Luther King Jr .; Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano, y Andrew Young, ex congresista y ex embajador ante la ONU.

Para Perkins, la reconciliación racial había sido durante mucho tiempo una preocupación importante. En 2008, el año en que Barack Obama fue elegido como el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos, Perkins co-escribió un libro con el Obispo Jackson que llamó Personal Faith, Public Policy.

“Y uno de los temas que hablamos fue la reconciliación racial y la forma en que la iglesia tiene que estar en el centro de eso. Nada más va a unificar nuestro país y la cultura”, dijo Perkins.

La reconciliación racial, sin embargo, no era una prioridad para los líderes religiosos de la época, dijo. Pero a partir de lo que se vio en la reunión del jueves, los líderes religiosos parecen estar pensando en ello ahora.

“En aquel entonces no había sentido la urgencia. Pero después de Ferguson y después de Nueva York, hay un sentido de urgencia… francamente, era alentador ver la diversidad y la amplitud de los líderes que se reunieron para hablar de este tema, que me dice que están muy a la vanguardia de la preocupación a través de líneas raciales, étnicas y confesionales”, dijo Perkins.

La reunión se centró en siete “Puentes para la Paz” iniciativas comunitarias sobre la reconciliación y foros deoración; la reforma de la política educativa; Los foros de participación de la comunidad; el servicio a la comunidad y alcances de compasión; personal, el matrimonio y el desarrollo de la familia; compromiso con el sistema de justicia penal; y las estrategias de desarrollo económico.

“Las comunidades marginadas y las minorías necesitan ver que cuando nuestra sangre corre por la calle que la iglesia, no la iglesia latina, no la iglesia negra, odio esos términos de todos modos, pero la iglesia… cobrando fuerza por la sangre lavada viene y se sienta juntos para escuchar y hablar”, dijo Jakes.

“Los medios de comunicación durante demasiado tiempo nos han enfrentado unos contra otros, nos dividieron por el Raiting que podrían crear por el conflicto. Apelando a nuestros miedos más profundos y nuestros mayores problemas, yo odiaba que la gente conociera y aprendería sobre mi pueblo a través de las noticias en vez de caminar por la calle comiendo un sándwich”, dijo Jakes.

“Pero yo sirvo como aviso a todas las fuerzas del infierno. Hoy caminamos por la calle y nos sentamos juntos y tuvimos una conversación que nunca he oído antes. Y cada renacido de espíritu hijo del Rey lavada con sangre debe estar feliz en Jesús esta noche. Ellos deberían estar gritando por la victoria de esta noche”, dijo Jakes.

“Ya ves, yo creo que la iglesia no podía responder a la llamada para reconciliar al mundo hasta que la iglesia no se reconciliara ella misma pero hay esperanza en la ciudad esta noche, hay gozo en la ciudad esta noche, hay paz en la ciudad esta noche. Quiero ver a la iglesia ser al menos tan buena como los paramédicos lo son. Cuando los paramédicos vienen, vienen sin tener en cuenta el color o la cultura o el idioma o el origen étnico”, dijo.

Jim Garlow, de la Iglesia Skyline en San Diego, California, declaró que cuando recibió la invitación para asistir a la cumbre, el Señor le dijo que sea “silencioso”.

“Usted no tiene ningún conocimiento acerca de lo que estás a punto de escuchar”, dijo que Dios le dijo. “No hables, escucha. Todos nosotros teníamos micrófonos delante de nosotros en la reunión de todo el día de hoy, nunca lo toqué porque el Espíritu Santo dijo:.. ‘Tu está silencioso. Tú has venido a aprender. Tú no sabes de lo que estás escuchando, escucha y aprender de ellos. Es por eso que vine, yo no sabía que iba a estar en un micrófono en esta noche en este punto. No tenía ni idea, sobre todo el estar de pie delante del obispo TD Jakes, el cuarto miembro de la Trinidad”, bromeó mientras el público estalló en carcajadas.

Pero fue lo que dijo e hizo poco después de hacer esa declaración que se convirtió en algo así como un punto culminante de la noche.

“El obispo Jakes hizo una declaración hoy que no puedo describir cómo me sacudió. Dijo: todos estos años, he ido, cada vez que los pastores llaman… cuando se refería a los pastores blancos, cuando llaman voy, cuando dicen ven reunámonos, voy. Yo siempre voy. Vamos, vamos, vamos. Pero él dijo, no fue sino ‘hasta el día de hoy” que ‘Tengo 57 años de edad”, una reunión de pastores blancos que vienen a nosotros en este día'”, recordó Garlow.

“Y quiero decir… Obispo, quiero decirle a usted, nos arrepentimos de eso. Me quedé muy sorprendido por eso. Eso es un escándalo que no debe ser permitido que siga adelante, y quiero pedir públicamente perdón en nombre de gente como yo – que no llegó a ustedes, que tuvieron que esperar hasta el día de hoy, esto es demasiado tiempo para esperar, pero estamos aquí, muchas gracias señor” finalizó. A continuación, pasó al obispo Jakes y ambos hombres se abrazaron en perdón.

Usted puede encontrar los libros y sermones del Pastor TD Jakes en amazon.com

www.christianpost.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de Privacidad (GDPR)