Sanando la Tierra

Qué y cómo comían en tiempos bíblicos

3 junio, 2014 | adm | Iglesia y Ministerio

En este Thanksgiving Pare de Idolatrar a los Peregrinos

Muchos se preguntan qué y cómo comían en tiempos bíblicos siendo el estilo de vida judeo-cristiano, influenciada tanto por las culturas orientales y occidentales y se centraba sobre todo en el mediodía.

La comida del mediodía era la más importante y la comida más cercana a la puesta del sol («la cena»).


ESCUCHE ESTE ARTICULO AQUÍ
(primera parte)

(segunda parte)


Y a pesar de la insistencia de los nutricionistas de que el desayuno debe ser y es la comida más importante del día, el actual enfoque gastronómico se centra en lo que se sirve en la cena; y en la cultura occidental, y también en otros lugares, como en la época bíblica, que se tiende a reunir a nuestras familias y hacer la mayor parte de nuestro entretenimiento.

En los tiempos bíblicos, una invitación a cenar, ya sea con familiares y amigos o con extraños, se tomaba muy en serio. El código de Oriente Medio de la ética sostuvo firmemente la creencia de que la buena hospitalidad fue dada por orden Divina, y la oferta de participar de una comida era sagrada.

En deferencia y respeto a Dios, los Judíos de la época bíblica comenzaron todas las comidas con un lavado ritual de manos (lo que demuestra una comprensión de la conexión con los sacrificios ofrecidos a Dios en el templo) y pidiendo la bendición de Dios sobre la comida y la bebida que estaba a punto de ser consumida.

Los extraños en una comida eran una mitzvá (en hebreo, «bendición»), tal como reconoce el autor de la Carta a los Hebreos, que dice (13:2), «No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles».

A menudo, como en la cena de la Pascua, se fijaba un lugar extra en la mesa y una parte reservada en previsión de la llegada de uno más para la cena.

El paisaje bíblico está salpicado de historias de comidas que a menudo describen un menú y, en unos pocos casos, las instrucciones de cómo la comida era hecha.

Curiosamente, a pesar de una tendencia para los detalles, los redactores bíblicos no daban frecuentemente sus recetas.

Los ingredientes de estos variados menús podrían describirse como lo que era de esperar, dada la época y el lugar de la comida que comprenden (lo que quiere decir que son casi exóticos); sin embargo, estan, en el examen cercano, no ajenos a cualquier experiencia gastronómica contemporánea ni a nuestra manía de hoy en día para una alimentación saludable.

La mayoría de las familias descritas en las historias de la era bíblica fueron sin duda vegetarianos (como los hijos de Israel, ya sea en el modo nómada o más estable, eran los guardianes de un estilo de vida agrario); incluyendo una gran variedad de verduras en sus menús, ya sea que se mencionan específicamente en el pasaje bíblico o no, con pleno conocimiento de que una comida típica de Oriente Medio incluye todos los tipos de comida vegetariana, especialmente frijoles, pepinos, ajos, hierbas, puerros, lentejas, aceitunas, cebollas, y granos con sus productos derivados (como harina).

También incluiría menús con arroz, berenjenas y semejante a los tomates, los tres que, aunque no bíblicos, son comunes en las despensas de las modernas cocinas de Oriente Medio.

De igual importancia en la dieta de los comensales bíblicos estaban las frutas (secas, frescas o en forma líquida) y frutos secos, especialmente uvas, albaricoques, granadas, melones, dátiles, higos, almendras y pistachos.

Debido a que Israel era conocido como «la tierra que mana leche y miel», eran generosos en el uso de la leche y los productos lácteos (queso, yogur, cuajada, mantequilla).

Los menús incluían pescados. Aunque rara vez se menciona en las escrituras hebreas, nuestra investigación determinó que el pescado era una considerable parte de la dieta de Oriente Medio y que se negocia de manera activa, como lo demuestra la mención de la venta de pescado fuera de Jerusalén en los libros de Nehemías (13:16) y Sofonías (1:10).

En el Nuevo Testamento cristiano, algunos de los discípulos de Jesús eran pescadores, y el propio Jesús les prepara una harina de pescado en el Evangelio de Juan (21: 9).

Debido a que algunas de las comidas bíblicas tienen lugar en Egipto, y dada la evidencia de que los israelitas usaban del trueque activamente con los pueblos marineros de otras tierras, habría recetas similares a las de hoy para los peces que se sabe que están disponibles en el mercado, ya sea desde el Nilo, el río Jordán, el Mar de Galilea, o el propio Mediterráneo.

Es un hecho bien conocido de que todo tipo de «carne» se preparaba y se comía en los tiempos bíblicos, desde carne de cabra, de oveja bueyes y vacas; desde la codorniz, pato, palomas, gorriones y gansos.

La mayor parte de estas carnes estaban reservadas para las ocasiones religiosas o festivas (como la llegada de un invitado o una boda); sin embargo, como siempre, los ricos y los del palacio festejaron mucho mejor y con más frecuencia con estos animales domesticados o cazados.

El Pollo no era desconocido, habiendo hecho su camino, dicen algunos, desde o a través de Persia, hasta la ocupación romana.

Como la ley judía prohíbe comer los animales que se consideraban «impuros», no utilizaban los «alimentos prohibidos», como la carne de cerdo, conejo, aves de presa, y los peces sin escamas (como los mariscos, bagre, y anguilas).

Existía el yogur elaborado con leche de camello (kéfir), sin embargo, no hay recetas con la carne del camello porque era también prohibido, a pesar de los beduinos y otros nómadas de ahora y entonces lo han utilizado como una forma de sustento.

Era costumbre de servir el pan y el vino tinto u otro jugo con cada comida.

El menú incluye el pan y el vino en la comida como representación auténtica de la época y de la gastronomía de Oriente Medio.

Una diferencia importante entre las comidas basadas en la Biblia y la experiencia culinaria más occidental está en el orden de la comida y de lo que constituye «el postre».

Lo más probable era que el pan y el vino fueran los primeros en el menú de la mayoría de las comidas bíblicas, ya que eran los primeros bendecidos cuando comenzaba la comida.

Una comida típica continuaba con algo en vinagre en salmuera, porque se pensaba que tal estimulaba el apetito. Lo que se podrían considerar «aperitivos», tales como el queso, los vegetales crudos, sopas y ensaladas, por lo general se servían al lado junto con la carne principal o el plato de verduras.

El postre, a menudo consistía en frutas secas o frescas, junto a las «golosinas» o pasteles (delicias que eran dulces).

El concepto de los productos horneados dulces como postre, por ejemplo, los pasteles o galletas, es bastante nueva ocurrencia en las comidas del Medio Oriente.

Los pasajes que mencionan comida son por ejemplo la historia de los ángeles que visitan a Abraham y Sara; la historia del encuentro de Abigail con el rey David; y la torta del Gobernador en el capítulo del gobernador Nehemías.

Con respecto a los métodos de cocción eran los sancochados en calderos o cocinados en ollas de barro colgadas sobre un fuego abierto, frito a la piedra o tierra dura con los carbones que figuran en la parte superior de la comida, o, a veces cocido en hornos improvisados, la verdad es que no hay un porción entera de la evidencia arqueológica o escritos acerca de cómo se cocinaba la comida en los tiempos bíblicos.

Los Pescados y carnes se colgaban a menudo fuera crudos, luego los ahumaban o los enterraban hasta su utilización, o eran preservados por el secado al sol, a menudo en sal. No más cocción se requería en estos casos.

Los utensilios fueron utilizados para ayudar en la cocina, pero no para comer. Los comensales bíblicos comían con los dedos, a menudo usando el pan para recoger o absorber lo que no se manejaba fácilmente.

¡En Oriente Medio, la alimentación no es sólo para el sustento diario- sino es una forma de vida!

www.cookingwiththebible.com

5 Comentarios

  1. Oscar dice:

    Muy interesante saber la alimentación de esa epoca

  2. NOE CRUZ dice:

    Comían saludable

  3. Nhora dice:

    hola
    gracias por la información
    pero falto porque comían en el piso o mesa muy baja y sentados o casi acostados.

  4. Ike Benítez dice:

    ¿Así que su dieta incluía «especialmente frijoles»? Extraño, considerando que el frijol o poroto es originario de Mesoamérica y fue desconocido en el Viejo Mundo hasta el siglo XVI…

  5. Ike Benítez dice:

    Los frijoles recién fueron conocidos en el Viejo Mundo en el siglo XVI, ya que son originarios de Mesoamérica. Difícilmente constituirían parte de la dieta mediterránea.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *