el estrés

Qué enseña la Biblia sobre el estrés

27 junio, 2014 | adm

¿La Biblia guarda silencio sobre el estrés?, ¿Qué enseña la Biblia sobre el estres?, ¿Existen enseñanzas en la Palabra de Dios y realmente se enseña algo sobre este tema?

Los versículos de la Biblia sobre el estrés


SI USTED PREFIERE,
PUDE ESCUCHAR ESTE ARTICULO AQUÍ
primera parte


segunda parte


Realmente no hay ningún versículo de la Biblia sobre el tema, pero si nos fijamos en sinónimos de la palabra estres, se encuentran un abundante número de versículos de la Biblia.

El estrés puede ser considerado como la alta ansiedad por las cosas que tenemos poco o ningún control, que ejercen presión sobre nosotros.

El estres se ha definido como un sentimiento en el que todo se viene abajo y puede ser agravado por la incapacidad para manejar los problemas.

También es sentirse cargado con las preocupaciones acerca de; trabajo, casa, familia, dinero, coche, y una serie de otros factores.

Podría haber problemas físicos, problemas emocionales y la tensión mental que son como fuerzas invisibles que tiran o empujan contra una persona.

El estres se manifiesta como ira, llanto, incapacidad, pérdida de control, pérdida de apetito o atracones de comida, errores, rabia, depresión nerviosa, a veces, incidentes o accidentes muy dramáticos.

Dado que sabemos que la Biblia tiene poder real, podemos recurrir a ciertos versículos de la Biblia y confiar en lo que Dios dice acerca de la vida y que es Él en última instancia el que tiene el control, incluso cuando todo pareciera que no.

Proverbios 16:3 “Encomienda tu trabajo al Señor, y se establecerán tus planes”.

Me encanta esto porque dice que debemos comprometer nuestro trabajo al Señor.

Esto de comprometerse a Dios es tener confianza de Dios en el trabajo que le confiamos, sólo entonces “se establecerán tus planes”.

Esto no quiere decir que todo vaya a salir perfectamente suave pero si nos comprometemos al Señor, simplemente tenemos que confiar en Él con el resultado.

Romanos 8:28 “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, para aquellos que son llamados conforme a su propósito”.

Esto no quiere decir que todas las cosas serán buenas o que todas las cosas siempre van a salir en el buen sentido, sino que todas las cosas se resolverán conforme a su propósito y si está de acuerdo al propósito de Dios, sabemos que será en última instancia, lo mejor para nosotros.

Esto quiere decir que podemos descansar y no tenemos que preocuparnos de las cosas en las que no tenemos ningún control y sólo tratamos de hacer lo mejor con las cosas que sí tenemos el control.

Filipenses 4:6 “No se inquieten por nada; más bien, en toda oración y ruego, con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios”.

Aquí Pablo utiliza realmente una palabra que está estrechamente relacionada con el estrés y es la palabra ansiedad.

Esto suena como una orden cuando dice Pablo “no se inquieten por nada.” Entonces él dice, “sino en toda oración”, que significa que no tenemos ninguna razón por insistir en nada, porque en todo lo que está fuera de nuestro control, podemos orar a Dios al respecto y hacer “peticiones a Dios”. Está por demás tener estres o estar ansiosos acerca de algo que no tenemos control y al mismo tiempo no orar al respecto.

Salmo 55:22 “Echa tu carga sobre el Señor, y él te sustentará; no permitirá jamás que el justo caiga.

Esto me da la idea de que llevo algo que es muy pesado y que estoy a punto de ser vencido y de perder el equilibrio y caer.

Si echo esta pesada carga, sea lo que sea, en el Señor, seguramente el Dios que creó el universo entero puede llevarla.

¿Cómo puede Dios que es el Creador de todas las cosas crear algo que él no podía llevar? Imposible, ¿verdad?

Dios dice que podemos echar todas nuestras cargas en él, y el estres es sin duda una enorme carga.

En este “él te sustentará” los que conocemos a Dios como nosotros lo hacemos, sabemos que “no permitirá jamás que el justo caiga” o que sea movido de su posición en el Señor.

Isaías 40:29-31 “El da esfuerzo al cansado, y al que no tiene fuerzas, aumenta la fuerza. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes caerán agotados; pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán”.

Yo fui el padrino de la boda de mi mejor amigo y justo cuando iba a dar el “sí quiero”, se desmayó.

Toda esa semana tuvimos que pedir los trajes, planificar la recepción, asegurarnos de que el pastel de boda fuera perfecto, y fue una semana terriblemente agitada.

Lo agarré cuando se desmayó justo cuando el pastor estaba diciendo, “Ahora tomas a esta mujer…”

Así como yo lo agarré cuando se había desmayado, el Señor hará algo mejor… Él te atrapará antes de que te desmayes. Aun cuando el poder del novio estaba desvaneciendo, y él tenía debilitadas sus rodillas, podrá levantarse con otros que “levantan alas como las águilas” y “corren y no se cansan”.

Las Alas de águila son las más fuertes de todas las especies de aves.

No hay lugar más seguro para estar para el aguilucho cuando ella o él salen volando del nido. Cuando empiezan a caer, las fuertes alas del águila lo llevarán para arriba.

Así también será nuestro Dios poderoso. No nos dejará caer, ser débiles, o ser expulsados ​​por completo y créanme, el estrés destruye tu fuerza.

Pregúntale a mi mejor amigo.

Segunda de Corintios 4:7-9 “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros. Estamos atribulados en todo, mas no angustiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos”.

Concluyo con estos versos, uno de mis favoritos, porque soy realmente una vasija de barro frágil, pero cuando el vaso de arcilla tiene como Alfarero al Señor, el recipiente de arcilla frágil está en manos seguras.

Estaremos atribulados mas no angustiados, perplejos, pero no desesperados, perseguidos, pero no abandonados (por Dios) e incluso derribados, pero no destruidos.

Pablo no dice de todas estas cosas puedan ser posibles o que, pudieran suceder, o pasarán si no tenemos cuidado… pero si vamos a ser afectados de muchas maneras. Aun cuando el estrés conduce a la angustia no tenemos que retroceder… podemos ser bendecidos. Nosotros no seremos destruidos.

Conclusión

Si no se ha arrepentido y confiado en Cristo, no siempre podrás tener la paz de Dios disponible (Rom 5:01). Porque si Cristo regresa o si usted muere antes de que Él venga, usted se enfrentará al stress eterno de una separación total de Dios.

Habrá un punto de no retorno algún día si no has nacido de nuevo, pero hoy si vas a hacer de este tu día de la salvación (2 Cor 6:2) puedes ser salvo y algún día, todo este sufrimiento presente parecerá patético en comparación con la gloria que habrá de revelarse un día (Rom 8:18) … es decir, si usted es un hijo de Dios.

Artículo escrito por Jack Wellman
Jack Wellman es el pastor de la Iglesia de los Hermanos en Mulvane Mulvane Kansas.

blogs.christianpost.com

3 Comentarios

  1. Silvia dice:

    Que cierto es todo lo que hablan del stres. Gracias

  2. Andrés Sojo dice:

    Muy buen comentario acerca de estrés, Dios los siga usando para ayudar a más personas,saludos.

  3. yajaira de andrade dice:

    Que bueno!

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUBSCRIBETE !