Sanando la Tierra

Putin dice: El comunismo y el cristianismo son similares

16 enero, 2018 | adm | Iglesia y Ministerio

Putin dice: El comunismo y el cristianismo son similares

El presidente de Rusia, Vladímir Putin dice que el comunismo es semejante al cristianismo. Él manifiesta que la momia de Lenin, exhibida en la plaza Roja de Moscú, es equivalente a las reliquias de santos cristianos.

«A Lenin lo colocaron en un mausoleo. ¿Cuál es la diferencia entre las reliquias de los santos?». Dijo el mandatario.

Putin contradice al mundo cristiano (ortodoxos) que dice que no existe la tradición de dejar restos insepultos.

«¿Cómo qué no?» Dice. Vayan al Monte Athos (Grecia) y podrán ver que hay reliquias de santos», manifestó.

Putín dice que el comunismo sacó todo de los cristianos

El mandatario recalca que el poderío soviético «nada nuevo inventó. Simplemente adaptó a su ideología lo que la humanidad había inventado mucho antes».

Añade que las ideas comunistas y cristianas son similares. Putin dice que los conceptos de igualdad, fraternidad y justicia residen en las Sagradas Escrituras. Según reproduce La Vanguardia (1)

«¿Y el Código de los constructores del comunismo? Es una sublimación, es un extracto primitivo de la Biblia», manifestó el presidente Ruso.

A los comunistas les gustó la declaración del jefe del Kremlin. La jefatura del Partido Comunista de Rusia (PCR), se sintió satisfecha de esta postura. Ellos se oponen férreamente a sepultar la momia de Lenin.

La diferencia entre el comunismo y la Comunidad Cristiana

Cuando se habla de comunidad cristiana de bienes, el término comunismo inevitablemente aparecerá tarde o temprano.

Federico Engels, compañero y benefactor de Karl Marx, dijo: «Los hombres deben en primer lugar comer, beber, tener un techo y vestirse. Antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión y similares».

Jesús afirmó lo contrario: La fe no se basa en el bienestar corporal. «Por tanto, no se preocupen, diciendo: ‘¿Qué comeremos? ‘ o ‘¿Qué beberemos?’. O ‘¿Qué vamos a vestir?’… Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia»(Mateo 6: 31-33).

Bíblicamente, el cuerpo y el alma son distintos. El cristianismo a lo largo de la historia, sufrió la privación o la persecución. Esto contradice de manera irrefutable la postura materialista de Marx. Tertuliano pronunció: «La sangre de los mártires es la semilla de la iglesia». El hijo pródigo no regresó con su vientre lleno.

Los marxistas requieren explicaciones materialistas seculares, para todo. Pero no hay base bíblica para estas severas restricciones en vías permisibles de pensamiento. A partir de este principio irreconciliable, la doctrina bíblica y la teoría marxista divergen aún más.

Marx trató de reemplazar la visión cristiana del mundo con un sustituto vil. Su rechazo era profundo: «La religión es el suspiro de la criatura oprimida. El corazón de un mundo sin corazón y el alma de condiciones sin alma. Es el opio del pueblo».

Admitió, «Mi objetivo en la vida es destronar a Dios y destruir el capitalismo.

Putin dice que el comunismo es similar al cristianismo. Pues no lo es en absoluto. El comunismo saca a Dios fura de la ecuación. Y Dios es el centro del cristianismo.

Recursos externos:

(1) www.lavanguardia.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *