Menú

Sanando la Tierra

 

Primer ministro israelí indica que profecía bíblica de Ezequiel 37 está cumpliendose

«En nuestro tiempo las profecías bíblicas se están llevando a cabo. Como el Profeta Amós dijo, deberán reconstruir las ciudades arruinadas y habitar en ellas.

Deberán plantar viñedos y beber su vino. Pondrán jardines y comerán sus frutos.

Y lo que se plante en su suelo nunca será arrancado otra vez. Señoras y señores, el pueblo de Israel ha llegado y nunca va ser arrancado otra vez. » — Primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu

La cita anterior es cómo Benjamin Netanyahu concluyó su discurso el 1 de octubre de 2013 en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

El Discurso de Netanyahu fue una advertencia para el resto del mundo a no precipitarse en algún acuerdo con Irán que deje la posibilidad al desarrollo de armas nucleares.

«Ahora: Rouhani no suena como Ahmadinejad».

Pero cuando se trata de programa de armas nucleares de Irán, la única diferencia entre ellos es la siguiente: Ahmadinejad era un lobo en la ropa de lobo.

Rouhani es un lobo vestido de oveja, un lobo que piensa que él puede tirar de la lana sobre los ojos de la comunidad internacional», advirtió Netanyahu. El primer ministro dijo que Israel tiene dos preocupaciones históricas aprendidas durante miles de años de existencia.

En primer lugar, nunca perder la esperanza y en segundo lugar, permanecer siempre vigilantes.

Como Netanyahu nota al final de su discurso, la base para la esperanza de Israel es la profecía bíblica. En pocas palabras, el Señor dice en una multitud de pasajes que Israel va a experimentar un gran tiempo, el día futuro es hoy, de gran bendición, prosperidad y espiritualidad.

Todos los profetas excepto Jonás hablan de un tiempo en nuestro futuro cuando el pueblo judío volverá al Señor y el Señor volverá a la tierra para siempre.

Un poco antes, justo antes de su referencia al pasaje de Amós 9, afirmó: «En nuestro tiempo las profecías bíblicas se están llevando a cabo».

Por supuesto, cuando me enteré de estas declaraciones me animó y estaba emocionado de escuchar al primer ministro de Israel, diciendo tales cosas, delante de todo el mundo en Las Naciones Unidas.

A lo largo de su discurso – Netanyahu utilizó la Biblia como la base para el derecho de Israel a existir y a protegerse. Él no apeló a alguna norma secular como derecho internacional, aunque él podría haber apelado. Netanyahu obtuvo el derecho a su audiencia con repetidas referencias a la Biblia.

Netanyahu comenzó su discurso señalando que el fundador del pueblo judío hace casi 4.000 años fue Abraham, Isaac y Jacob. El único lugar que aprendes de ellos es en la Biblia. A continuación, introdujo a la nación de Irán (conocido históricamente como Persia) a través de la Biblia cuando dijo:

Hoy nuestra esperanza para el futuro es desafiada por un Irán con armas nucleares que busca nuestra destrucción. Pero quiero que sepas, que no fue siempre el caso.

Hace unos 2.500 años el gran rey persa Ciro terminó el exilio babilónico del pueblo judío.

Él publicó un famoso edicto en el que proclamó el derecho de los judíos para regresar a la tierra de Israel y reconstruir el templo judío en Jerusalén. Fue un decreto persa. Y así comenzó una amistad histórica entre los judíos y los persas que se prolongó hasta los tiempos modernos.

En el último año, sobre todo, Netanyahu se ha convertido en el primer ministro que más cita la Biblia – más que cualquiera de los anteriores primeros ministros de Israel, excepto quizás del primer ministro de Israel, Ben Gurion que era un ateo auto-proclamado pero un ávido estudiante del Antiguo Testamento.

La esposa de Netanyahu, Sara, viene de un trasfondo religioso y ha proporcionado formación religiosa para sus hijos. En 2010 Avner, el mayor de sus dos hijos, ganó el concurso internacional de Biblia, que indica una fuerte educación religiosa. La competencia en este caso es dura (más de 12.000 participantes) y requiere años de preparación para competir, y mucho más para ganar contra judíos de todo el mundo.

Sara compitió cuando era niña y también lo hicieron sus tres hermanos, cada uno de los chicos fueron los ganadores del concurso. Además, se anunció en diciembre de 2011 que Netanyahu comenzaría un estudio regular de la Biblia en su residencia con el fin de perpetuar el amor por la Biblia.

Informes de prensa, dijeron que Netanyahu estaba siguiendo la iniciativa del ex primer ministro David Ben Gurion y Menachem Begin.

Mientras que Netanyahu no es un judío ortodoxo, es ciertamente claro que valora y respeta la Biblia y la cree. Está claro que la escritura ofrece para él un cierto nivel de confianza sobre el futuro y el destino para el pueblo judío y la tierra de Israel.

Parece estar creciendo en su confianza en que la Biblia es verdad y proporciona el plan profético para incluso el moderno Estado de Israel. Al parecer la creencia en la profecía bíblica fortalece su voluntad y le da el coraje necesario para plantarse ante la amenaza nuclear iraní e incluso como columna vertebral para lanzar un ataque contra Irán, si se considera necesario en el futuro.

La referencia de Netanyahu a Amós 9:14-15 es sólo uno de los muchos pasajes del Antiguo Testamento que él usaría para apoyar su creencia de que el pueblo judío y la nación de Israel tiene un futuro grandioso y glorioso, a pesar de la amenaza iraní.

Aunque creo que el contexto de la declaración de Amós del Señor es la del Milenio, que sin duda no vivimos en la actualidad; significa que la actual nación de Israel hará desde hoy ese momento inminente de la restauración.

Sin embargo, para aquellos que conocemos el resto de la historia enseñada en la Biblia, el pueblo judío primero debe soportar el periodo de la tribulación de siete años que darán como resultado su conversión al Mesías, Jesús. Esto les proporcionará la adecuada relación espiritual con el Señor para él morar con ellos en Sión.

El Señor le dice a la nación de Israel, a través del profeta Ezequiel, que Israel fue enviada en dispersión en todo el mundo «por su iniquidad porque actuaron traicioneramente contra mí, y yo escondí mi rostro de ellos; así que los di en la mano de sus adversarios, y todos ellos cayeron por la espada… escondí de ellos mi rostro» (Ezeq. 39-24).

Esto es probablemente una referencia al 70 D.C. y 135 D.C. la dispersión mundial de Israel a manos de los romanos por su rechazo de su Mesías, Jesús. El Señor ha escondido su rostro de la nación durante los últimos 2.000 años, que significa que Dios no está tratando directamente con su pueblo Israel, él los dejó ir a su propia manera y no intervino en su nombre o los protegió como antes.

Sin embargo, junto con la batalla de Gog y Magog, en relación con la tribulación el Señor comenzará a ocuparse de Israel otra vez. «Cuando vuelvan desde los pueblos y sean recogidos de las tierras de sus enemigos, entonces debo ser santificado a través de ellos a la vista de muchas naciones. Entonces sabrán que yo soy el Señor su Dios… Y no ocultaré mi rostro de ellos, derramaré mi espíritu sobre la casa de Israel, declara el Señor Dios» (Ezeq. 39:27-29).

Dios está trayendo actualmente a los judíos a la tierra del Pacto de Israel en preparación para los eventos de Ezequiel 38 y 39. Sería absurdo pensar que él no va a proteger este proceso hasta que llegue a su objetivo de revelar su rostro a su antiguo pueblo.

Deje su comentario