Sanando la Tierra

¿Por qué Jerusalén es importante para el Islam?

18 noviembre, 2015 | adm | Insólito

Oh Jerusalen!

Si no se menciona en el Corán ¿Por qué para el Islam Jerusalén es importante?

El profeta Mahoma nunca puso un pie fuera de la Península Arábiga. La ciudad ganó importancia a esa religión después de su muerte.

La mezquita de la cúpula de la Roca en Jerusalén, están en el centro de las protestas de los palestinos contra los israelíes y en los discursos de muchos terroristas.

El lugar es considerado como el tercero más santo en el Islam, después de las ciudades saudíes de la Meca y Medina. ¿Cómo explicar esto si Jerusalén incluso no es citado en el Corán?

En un pasaje del libro del año 621 A.C., Mahoma hizo un viaje de noche entre el lugar de la Mezquita Sagrada, que era la famosa Meca, a la mezquita más alejada. La mezquita de al Aqsa, en árabe, que significa: más. El camino se hizo en la parte posterior de una criatura mítica, el Buraq, un alado animal blanco, mitad mula, mitad caballo. Desde ese punto, «al aqsa», el Profeta ascendió al cielo en una escalera milagrosa.

El texto no es explícito en que coordenadas geográficas del planeta estaba la mezquita al aqsa.

Así, en algunas traducciones del Corán, el nombre Jerusalén aparece para demostrar que fue entonces. En algunas versiones, las palabras que cita al aqsa recibe una nota en la parte inferior, donde explica su significado: «Aqsa: extremo, distante. Es la mezquita de Jerusalén».

Según la tradición islámica, el Corán fue recitado por el ángel Gabriel a Mahoma en un período entre el 609 y 632 DC. Históricamente, se sabe que el Profeta nunca dejó la Península Arábiga.

Por proximidad, cuando la región Palestina aparece en el texto, se da como «la tierra más cerca». En la época del Profeta, todavía no estaba bajo la dominación musulmana.

En el 715 D.C. Jerusalén estaba vinculada como el lugar de la ascensión de Mahoma. Esto fue cuando la dinastía de Umayyad, la primera del Islam, construyó dos mezquitas en el Monte del templo en Jerusalén.

La primera fue la cúpula de la roca. Para la segunda, le dieron un nombre prestado del Corán, Al Aqsa Mosque.

Como el califato Omeya gobernó un imperio enorme desde Damasco, capital de Siria actual, tomaron cuidado para traer la fe musulmana cerca de ellos, según publica Veja.

Otra cosa curiosa es que, incluso durante la vida de Mahoma, los musulmanes vinieron a orar hacia Jerusalén. En el año 622 DC cuando el Profeta llegó a Medina, él encontró a muchos judíos. Para atraer a los residentes a su fe, él asimiló diversas costumbres locales. Entre ellas, el orar hacia Jerusalén.

Después de la crítica, Mahoma cambió la dirección a la Meca. Sin embargo, cuando se habla de Jerusalén como la dirección de la oración que fue abandonada, el Corán se refiere a la ciudad como «Siria».

boo-box.link

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *