Menú

¿Por qué el Juicio puede ser su primera respuesta?

Una hermosa (me refiero a preciosa) mujer se sentó ante mí hoy y me contó su historia.

Toda persona que se sienta delante de mí y dice su historia es preciosa y radiante en mis ojos porque se están expresando y tienen el valor de hablar su verdad (incluso tan fea como puede ser que sea).

No es fácil. No hay duda. No importa los detalles que hacen la historia, los abusos, las adicciones, o las malas decisiones que hemos hecho, el fracaso percibido, etc., no nos atrevemos a decirlo por ahí por temor al juicio.

Creo que es por eso que mi historia favorita del Nuevo Testamento es la mujer sorprendida en adulterio:

«… y él se sentó y les enseñaba. Los escribas y fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio.

Cuando habían puesto a ella en el medio, le dijeron: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Ahora en la ley Moisés nos ordena apedrear a tales, pero ¿qué dices? Dijeron esto, tentándole, para que tengan algo de qué acusarlo.

Pero Jesús se inclinó y escribió en el suelo con el dedo, como si Él no los oyera. Así que cuando ellos continuaron preguntándole, se puso de pie y les dijo: «El que esté libre de pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. ‘ Una vez más Él se inclinó y escribió en el suelo.

Acusados ​​por su conciencia, los que la oyeron salieron uno a uno, comenzando por los más viejos hasta los postreros.

Quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. Cuando Jesús se había puesto de pie y no vio a nadie sino a la mujer, le dijo: «Mujer, ¿dónde fueron tus acusadores?

¿Ninguno de ellos te ha condenado? Ella respondió: «Ninguno, Señor.» Jesús le dijo: «yo tampoco te condeno, vete y no peques más.» (Juan 8: 1-11).

Cuando tuve mi momento de «reversión», hace ya más de 12 años, recuerdo vívidamente el miedo que me impedía aceptar plenamente que tuviera algo que valga la pena de ofrecer a cualquier otra persona, por el miedo a ser juzgado por lo que me habían hecho y por lo que me había hecho a mí misma.

Me di cuenta que para sanar adecuadamente tuve que hacer un voto de hacer lo mejor posible y detener el juicio a fin de mantenerme sin juicio de mí misma. No voy a sentarme aquí y decir que soy perfecta. (Porque estoy seguro que voy a tener cien comentarios) Sin embargo, he de decir que he hecho mi mejor esfuerzo para tratar, que creo que es lo que ha dado lugar en última instancia, a hacer lo que hago hoy.

Y es exactamente por qué soy tan sincera en todo lo escribo sobre porque yo no quiero que nadie venga y diga “¡Pero usted no sabe esto acerca de ella!» Debido a que todos ustedes pueden decir “¡Um, sí lo sabemos! ¡Y la amamos de todos modos!»

¿Siente como si una multitud de piedras serían lanzadas en usted si su verdadero yo se revelara? ¿Te escondes detrás de la búsqueda de fallas en otros para que tú puedas señalar sus defectos antes de que alguien señale los tuyos?

Si es así, tal vez podría probar las aguas y tratar de decirle a alguien en quien usted confía y ama algo que usted sabe que le impide ser su verdadero yo auténtico. Creo que usted encontrará más veces la compasión antes que la animosidad.

Shannon Dietz es autora de EXPOSED: Inexcusable Me… y fundadora de Hopeful Hearts Ministry, una organización de defensa sin fines de lucro para dar voz a los sobrevivientes de abuso.

www.shannonmdeitz.com
facebook.com/HopefulHeartsMinistry
www.charismanews.com

EXPOSED

Categorías:   Testimonios

Deje su comentario