Sanando la Tierra

Plantación de Iglesias en Europa

15 octubre, 2015 | adm | Iglesia y Ministerio

Plantación de Iglesias

El modelo cooperativo de plantación de Iglesias en Europa es muy interesante y nos puede enseñar algo cara al futuro.

La colaboración en la plantación de iglesias en Córdoba – un modelo para Europa, tiene una estrategia que no busca grupos receptivos, o la reproducción de un determinado modelo de iglesia o denominación; no intenta imponer una metodología común en las iglesias que adoptan, reporta Evangelical Focus.

La mayoría de las historias que escuchamos sobre plantación de iglesias exitosas involucra a una sola congregación o denominación.

Son a menudo historias de iglesias plantadas en ciudades prósperas o entre un particular subgrupo cultural.

En muchos casos, estas iglesias crecen no como resultado de las conversiones de nuevo pero a través del crecimiento de la transferencia de otras iglesias.

Por esta razón muchos líderes de la iglesia tienen percepciones muy negativas de las iglesias plantadas, viendo como inherentemente imperialista y que sin embargo, hay una estrategia que está siendo efectiva aparte del resto de la plantación.

Esta estrategia no busca grupos receptivos, o la reproducción de un determinado modelo de iglesia o denominación; no intenta imponer una metodología común en las iglesias que adoptan específicamente y toma un soporte contra el «robo de ovejas.»

Esta es la estrategia de colaboración de plantación de iglesias. Murray ha proporcionado una definición muy útil del plantar iglesia colaborativo: lo que prevé la colaboración de la iglesia plantada es que los líderes de las iglesias locales, los líderes de las iglesias denominacionales o regionales y representantes de agencias misioneras se reunirán para considerar las necesidades y oportunidades de su región o ciudad.

Su tarea es la identificación de las comunidades de creyentes bajo condiciones geográficas y culturales; bajo la selección de los modelos apropiados y métodos para responder al desafío de plantar iglesias en estas comunidades; el descubrimiento de los recursos y personal disponible; y el desarrollo de una iniciativa estratégica que es propiedad de los organismos participantes.

El siguiente estudio de caso cuenta la historia de cómo las iglesias evangélicas en una provincia española hicieron precisamente eso.

La historia de las iglesias de Córdoba es la de una provincia de interior de la región autónoma de Andalucía, España. La provincia tenía 804.498 habitantes a partir de enero de 2012, con 328.841 de los que viven en la capital de la provincia de Córdoba.

A principios de los años sesenta, había sólo una iglesia protestante en la ciudad capital y Andalucía fue reconocida como una de las provincias menos evangelizadas en todo el país.

Durante los años sesenta y setenta, surgió de un puñado de iglesias nuevas (Bautista, Pentecostal, apostólica, independiente), y una de estas iglesias, la Iglesia Bautista de Córdoba, se acercó a la misión cristiana Europea (ECM) para ver si podían enviar misioneros para trabajar con ellos.

Los primeros misioneros de ECM llegaron en 1979. Durante los años 80, más misioneros llegaron y comenzaron a trabajar en un número de ciudades no evangelizadas de la provincia, estableciendo iglesias en cinco lugares de la zona.

Al mismo tiempo los pastores de las iglesias de la ciudad comenzaron a reunirse para orar, y con el tiempo se formó la Fraternidad Ministerial Evangélica de Córdoba (FRAMEC).

Aunque centrada en la oración, la fraternidad también permitió a las iglesias asuntos a tratar y eventos ocasionales Unidos que se celebrarían.

Había poca visión común para la misión, sin embargo, hasta 1992, cuando se llevó a cabo la Expo de Sevilla. Los misioneros de la provincia habían comenzado a participar en las reuniones de la fraternidad y su presencia alentó a los pastores hacia una visión más provincial para la misión.

La fraternidad decidió aprovechar la Expo para sostener una serie de actividades Evangelisticas Unidas y para distribuir una pieza de literatura a cada hogar en la provincia de Córdoba, más de 160.000 viviendas en aquel momento. Esto probó ser una gran empresa, pero tuvo el efecto de unir a las iglesias en una iniciativa concertada de una misión por primera vez.

Durante finales de los ochenta y principios de los noventa, los misioneros de ECM habían estado trabajando hacia una visión llamada 2000/30, la plantación de treinta congregaciones en la provincia de Córdoba en el año 2000.

Como se acercaba el año 2000, el número de congregaciones plantado ECM mantuvo solo cifras, sin embargo, extraordinariamente, cuando todas las iglesias provinciales y puntos de misión que existían fueron contados para arriba, el total llegó a treinta, un hecho celebrado por una reunión unida de las iglesias de Córdoba en octubre de 2000.

Visión 2015, en lugar de felicitarse a sí mismos, la FRAMEC adoptó una nueva visión que sería una iglesia establecida en cada distrito de la ciudad y cada ciudad de más de 5 mil habitantes antes del 2015.

Tomaron la decisión de organizar una primera Conferencia Misionera de Córdoba en junio de 2002, con el fin de estimular a las iglesias a la nueva plantación, y se formó un grupo llamado la Plataforma Misionera para organizar el evento.

Como parte de la Conferencia se estimó que era necesario un estudio demográfico más profundo de la presencia evangélica en la ciudad y provincia, y este estudio demostró ser uno de los principales resultados.

Después de su presentación en la Conferencia, las iglesias se animaron a plantar en uno de los pueblos no alcanzados.

Se plantaron nuevas iglesias, pero muchas de las iglesias más pequeñas (incluyendo muchas de las plantadas por los misioneros de ECM) simplemente se sintieron incapaces de hacerlo por su cuenta.

El Pacto para la evangelización de Córdoba como uno de los misioneros plantadores de ECM en Córdoba en aquel momento, se convirtió en cada vez más convencido que la estrategia de siembra con equipos de misioneros extranjeros de la iglesia había dejado de ser eficaz.

Estábamos plantando iglesias que, más a menudo que no, muestran una dependencia crónica de los misioneros.

Al mismo tiempo vi gran potencial para el desarrollo de relaciones de colaboración con las iglesias nacionales fuertes en la ciudad de Córdoba, que podría ser mutuamente beneficioso. En vista de ello, he decidido investigar este tema para mi tesis de maestría.

Ver más: evangelicalfocus.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *