Sanando la Tierra

Permanecen alabando a Dios en medio del terremoto

2 junio, 2016 | adm | Iglesia y Ministerio

Permanecen alabando a Dios en medio del terremoto

En Ecuador permanecen alabando a Dios en medio del terremoto – el movimiento sísmico registrado en el mes de abril en el país sudamericano, fue considerado como el más fuerte en golpear el país desde 1979, llegando a 7,8 grados en la escala de Richter, dejando más de 650 muertos. En el momento del terremoto, los fieles estaban reunidos, adorando a Dios, y así se mantuvieron.

El momento fue registrado por los fieles de la Iglesia de Dios Pentecostal M.I., cantando animadamente durante el servicio.

Las paredes del templo empezaron a temblar, así como los altavoces y la lámpara que iluminaba el púlpito. En el video, se puede ver cuando el terremoto sacudió la estructura.

En un momento dado, el terremoto comenzó a afectar al servicio energético de la ciudad, y la luz se apagó en la iglesia, pero aun así, los fieles siguieron cantando y aplaudiendo, entre un grito y otro de «aleluya».

Tragedia

El terremoto que afectó a Ecuador trajo mucha destrucción y muerte en el país, dejando a miles de personas sin hogar y sin empleo.

Uno de los sobrevivientes relató los momentos de pánico y el terror a través del cual pasaron y dijo que oraba a Dios pidiendo por su vida: “¡Nunca he sentido algo así en mi vida, nunca! Debido a que en Ecuador esto no es común. Era tan fuerte. Sentía mucho, mucho miedo […] De repente, todo estaba oscuro, la luz estaba apagada. [Dije] «Dios, por favor para con esto, porque podría morir hoy. «Estaba pensando en todo esto como una película», dijo Carla Peralta, que vive en Boyacá, a la BBC.

Ciudades como Manta, Portoviejo y Guayaquil – todas están ubicadas a cientos de kilómetros del epicentro, el cual fue grabado en una zona con pocos habitantes, situados a 170 kilómetros de la capital, Quito – fueron prácticamente destruidas.

Continuemos orando por Ecuador – todavía existen muchos que están sufriendo las consecuencias del terremoto.

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *