Menú


Sanando la Tierra

Perdemos lo mejor de Dios por no preguntarle

El pastor Rick Warren recientemente dijo: «Perdemos lo mejor de Dios por no preguntarle por lo imposible». En una reciente publicación devocional, el pastor Rick Warren dijo que los cristianos, en sus oraciones, deben pedir a Dios cosas imposibles. Esa es la forma de conocer el alcance de su poder y ejercitar nuestra fe.

Lo mejor de Dios viene a través de lo imposible para nosotros

Warren, autor de Una Vida con Propósito, abordó el tema recordando que todas las personas se enfrentan a la adversidad y luchan con situaciones para las que no tienen una solución en mente.

«¿Alguna vez has encontrado en una situación difícil? ¡Me sorprendería si su respuesta es no! Todos se enfrentan a luchas, pruebas y tentaciones en la vida; momentos en los que sienten que una salida es simplemente imposible. Pero es en estos momentos exactos en que debemos clamar a Dios por ayuda (1)«, contextualiza.

«Cuando usted es colocado en una situación imposible, su talento, lógica y educación no va a resolver el problema». Ha apuntado el ministro, añadiendo que «sólo Dios puede».

Citando un ejemplo bíblico, el pastor Rick Warren habló de Daniel, que pidió a Dios ayuda para interpretar el sueño del rey Nabucodonosor: «Necesitaba al Señor para mostrar lo que nunca podría lograr por sí solo. Daniel podría tratar de adivinar por mil años y nunca averiguar el sueño del rey. Pero Dios lo podía decir en un instante».

«A menudo, perdemos lo mejor de Dios por no preguntarle», concluyó Warren.

Warren tiene gran razón. Es nuestra incapacidad para pedir lo imposible (2) lo que nos limita. Realmente limitamos a Dios dentro de las paredes rígidas de nuestros conceptos mentales. Eso es tener falta de fe. ¿No le parece?

En Salmos 78:41 dice:

«Y volvían, y tentaban a Dios, y ponían límite al Santo de Israel»… Pusieron a prueba una y otra vez la paciencia de Dios; afligían al Santo de Israel». Nuestra falta de fe aflige a Dios.

Recursos externos:

(1) pastorrick.com

(2)

Deje su comentario