Menú


Sanando la Tierra

Pastor perdona a asesino de su padre

¡Y le invita a contar el testimonio a la iglesia!

El perdón es un gesto que requiere una gran cantidad de valor, pero tiene una innegable fuerza de reconciliación y restauración de los sentimientos.

Un caso increíble del perdón fue revelado esta semana en la ciudad de Murfreesboro, Tennessee (Estados Unidos).
El Ministro Bautista Phillip Robinson dijo a la congregación la historia de la redención de Ron Hammer, declarado culpable de asesinato en 1986.

El detalle, sin embargo, es que el delito cometido por Hammer fue contra el pastor de su padre, Wayne Robinson.

Hammer mató a Wayne Robinson, en el estacionamiento de un supermercado.

Una década después de ser detenido, se convirtió al Evangelio.

Su testimonio fue dicho a la iglesia Bautista Nueva Visión a través de una conferencia vía Skype organizada por el pastor Phillip.

«Le di mi vida a Cristo en octubre de 1996, pero no sentía las bendiciones que Cristo tenía para mi vida. Hasta que un día oí un susurro que me decía: «Bueno, tienes que confesar lo que hiciste a la familia Robinson».

Así pues, me senté y escribí una carta a la señora Robinson (madre del pastor), habiendo pasado años del día que ocurrió el asesinato.

Él dijo cómo había tomado la vida de su padre, cómo sucedió y cómo fue un accidente y que nunca pretendió herir a nadie, dijo al ministro.

Al tiempo, Hammer fue condenado a cadena perpetua, con un adicional de 35 años por robo a mano armada. El pastor dijo que cuando su padre murió, él le deseaba lo mismo al criminal, según el Christian Post.

«Yo quería verlo muerto,» dijo el pastor Robinson. «Yo quería que pague el precio completo por su crimen», agregó.

El líder evangélico dijo que ocho años después de la convicción, su corazón había encontrado paz para la liberación y el perdón, pero él no tenía ninguna manera de ponerse en contacto con el asesino de su padre.

Cuando Hammer escribió la carta pidiendo perdón, 13 años después del asesinato y tres después de haberse convertido, Philip Robinson vio una oportunidad de poner la historia definitivamente en el pasado.

Comenzó el intercambio de cartas y luego vino una amistad: «esta carta de usted, Phillip, realmente me ha tocado,» Hammer dijo al pastor, delante de su congregación.

«Las palabras de la sabiduría que Dios había plantado en su corazón para decirme ese día cambiaron mi vida. Me siento bendecido por el perdón que usted me dio, «añadió.

La evidencia de la reconciliación y la amistad entre el Hammer y la familia de Robinson es que tanto el pastor como su madre testificaron en su favor en una audiencia de libertad condicional en el 2013.

El gesto del perdón contribuyó a la reducción de la condena y fue liberado el pasado mes de marzo y en mayo, Felipe y Hammer se reunieron por primera vez.

Ahora, ellos están escribiendo un libro juntos sobre la historia de vida de ambos.

www.christianpost.com

Deje su comentario