Sanando la Tierra

Niña visitó el cielo, conoció a Jesús y se sanó

7 diciembre, 2015 | adm | Iglesia y Ministerio

annabel beam

Una pequeña niña visitó el cielo, conoció a Jesús y se sanó después de un terrible accidente hace tres años misteriosamente recuperandose de las enfermedades crónicas que sufrió previamente, según su madre.

Christy Beam, narra la historia de su hija, la niña visitó el cielo, conoció a Jesús y se sanó, en un nuevo libro titulado «Milagros desde el cielo”, padecía de pseudo-obstrucción intestinal crónica, un trastorno doloroso que implica cómo se procesa el alimento, entre otras complicaciones, antes de un bizarro accidente en la que ella quedó atrapada durante horas dentro de un árbol ahuecado.

Beam, quien dijo que fue durante este accidente que su hija dice que ha visitado a Jesús en el cielo — explicó cómo Annabelle y sus hermanas jugaban en la granja familiar en Texas hace tres años, cuando se produjo la tragedia.

«Annabelle y sus hermanas, estaban trepando a los árboles. Ellas subieron y estaban sentadas en una rama, y luego la rama comenzó a ceder.

Annabelle terminó cayendo de cabeza en un agujero en el lado del árbol, desde 10 metros de altura en un hueco del tronco. La familia desconocía en el momento que el árbol de cottonwood se había ahuecado después de separarse una rama, creando la apertura peligrosa.

«No dejaba de pensar cómo había quedado ella atascada y cómo ayudarla,» dijo Beam de sus primeros pensamientos cuando sus hijas frenéticas irrumpieron en la casa para explicar lo sucedido.

La realidad, por supuesto, era mucho más grave, los bomberos y los equipos de rescate llegaron a la casa y pasaron horas tratando de encontrar una manera de sacar del árbol a Annabelle. Eventualmente ellos aparejaron una serie de poleas y cuerdas que hicieron posible el rescate.

«Ana me había dicho unas semanas previas que quería morir e ir al cielo y vivir con Jesús, donde no hay más dolor, porque su dolor era tan severo de sus trastornos que estaba tan cansada de vivir esa vida,» la madre recordada. «Y ella le decía a Dios, ‘no te la lleves, Dios, no respondas a una oración como esta.»

A pesar de sus temores, Beam dice que también la embargó un sentimiento de confianza, como si de alguna manera todo estaría bien.

Al final, las cuerdas y poleas se emplearon con éxito para rescatar a Annabelle y, sorprendentemente, ella no tenía lesiones graves, aunque ella se mantuvo durante la noche en un hospital local para ser observada.

Fue al día siguiente que Beam aprendió del supuestamente celestial encuentro que la niña tuvo mientras estaba dentro del árbol.

«Al día siguiente después de que salió desde el hospital… nos dirigíamos por el camino… y ella solo dijo, ‘sabes mamá, fui al cielo cuando estaba en el árbol,’ y así fue cómo empezó,» dijo Beam. «Mi muy primer pensamiento fue, ‘ ¿Se golpeó la cabeza muy duro? Fue sólo un sueño… ¿De qué está hablando?'»

Pero Beam tomó en cuenta una serie de elementos que la hizo comenzar a tomar más en serio la historia de su hija. Uno de ellos es que Annabelle describe a su bisabuela, que dijo parecía mucho más joven en el cielo y también describe un supuesto encuentro con Jesús.

«Ella dijo que ella se sentó en el regazo de Jesús y que hablaron y le dijo que los bomberos la rescatarían y dijo: ‘cuando lo hagan no habrá nada de malo contigo’», recuerda Beam. «Y [Jesús dijo], «voy a enviar mi ángel de la guarda a el árbol y la luz permanecerá contigo.»

Annabelle recordó pidiéndole a Jesús si ella podría quedarse en el cielo, porque ella no sentía ningún dolor durante el encuentro, pero le dijo a su madre que le dijo que no era posible.

«Él dijo, ‘sé lo que quieres Anna, pero tengo planes para ti en la tierra que no se cumplen en el cielo’,» recordó Beam.

No mucho después de ese encuentro Annabelle dijo que ella fue repentinamente consciente de que estaba dentro del árbol, pero que había una fuente de luz que creía provenía de un ángel, una luz en lo profundo, oscuro del árbol que le ayudó a encontrar las cuerdas y las poleas que los bomberos habían amañado para ir arriba.

Todo eso aparte, Beam dijo que el momento clave que convenció de que Annabelle estaba diciendo la verdad fue cuando ella dijo que ella vio una niña en el cielo que Dios le dijo que era su hermana.

«Había tenido aborto”.

«Cuando Anna me estaba diciendo sobre el [cielo], ella dijo: ‘vi a una niña en el cielo, mamá y ella se veía como tú… y [ella] dijo, yo le pregunté a Dios sobre la niña y él dijo, ‘Anna, es tu hermana’ ‘» dijo Beam. «Sólo recuerdo pensar que no había forma que la hubiera conocido.»

Después del incidente con el árbol, las enfermedades de Annabelle se fueron y ella pasó de tomar 10 medicamentos diarios a tomar ninguno, según su madre.

«Su vida es diferente y todo el mundo lo ve», dijo.

www.theblaze.com

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *