Sanando la Tierra

Nativos ven ángeles arriba de los misioneros muertos

21 septiembre, 2013 | adm | Testimonios

Nativos ven ángeles arriba de los misioneros muertos

En 1956, ellos vivían en Ecuador y contactaron con una tribu de nativos que no sabían nada del mundo moderno.

Desde el siglo 16 esos nativos fueron conocidos por la rudeza, matando a cualquiera que se atreviera a hacer contacto con ellos. Aunque fuera un contacto amigable.

En 1956, cinco jóvenes misioneros aterrizaron de propósito en un avión en las arenas cerca de donde los nativos vivían.

Ellos solo deseaban compartir el evangelio de Jesucristo a gente que solo conocía muerte, odio temor y revancha. Estos misioneros no retornaron a sus casas vivos.

Dios tenía más grandes planes en mente para ellos. Después de que los cinco misioneros fueron muertos los nativos presentes dijeron que vieron ángeles encima de los cinco misioneros.

Los nativos recuerdan haber escuchado música acompañando a los ángeles que ellos más tarde reconocieron al escuchar la música cristiana por primera vez en el coro de la iglesia.

«Dawa me dijo que después de la matanza ella vio -gente blanca- arriba de los árboles cantando.

Ella no conocía que clase de música era hasta que más tarde escuchó las grabaciones de la tía Raquel y se familiarizó con el sonido del coro» «Mincaye y Kimo confirmaron que ellos escucharon cantar y vio lo que ellos describieron como ángeles a lo largo de las palmas de la costa» «Dyuwi verificó que escucharon una extraña música, que la describió como unas luces que se movían alrededor brillando un cielo lleno como insectos de luz…»

«Aparentemente todos los participantes vieron esta luz multitudinaria en el cielo y se sintieron como asustados porque sabían que era algo sobrenatural.

Su única familiaridad con el mundo espiritual era una de temor» «Dawa dijo que esta sobrenatural experiencia la llevó a Dios cuando ella más tarde escuchó de Él de Dayuma».

El hijo del misionero Nate Saint, muerto por la tribu aquel día.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *