Misionero murió pensando que era un fracaso; 84 años más tarde encontraron iglesias que prosperan ocultas en la selva

Misionero murió pensando que era un fracaso; 84 años más tarde encontraron iglesias que prosperan ocultas en la selva

17 diciembre, 2017 | adm

El Misionero murió sin conocer el fruto de su trabajo. En 1912, el médico misionero Dr. William Leslie fue a vivir y ministrar a unas tribus remotas.

Estas estaban localizadas en un rincón de la República Democrática del Congo. Después de 17 años regresó a los EE.UU.

Él era un hombre desanimado – creyendo que no pudo hacer un impacto para Cristo. Él misionero murió nueve años después de su regreso.

Revelación

Pero en 2010, un equipo dirigido por Eric Ramsey de Tom Cox de World Ministries (1), hizo un descubrimiento sorprendente, sensacional.

Encontraron una red de iglesias que se reproducían como brillantes ocultos en la selva. Lo hacían en medio de la densidad a través del río Kwilu de Vanga, donde estaba estacionado el Dr. Leslie.

Con la ayuda de un piloto de Mission Aviation Fellowship, Ramsey y su equipo volaron al este de Kinshasa a Vanga. A unas dos y horas y media de vuelo en un Cessna Caravan.

Después de llegar a Vanga. Caminaron una milla en el río Kwilu y utilizaron canoas para cruzar la extensión de media milla de ancho.

Luego caminaron con mochilas otras 10 millas en la selva antes de llegar al primer pueblo de la gente Yansi.

Sobre la base de su investigación anterior, Ramsey pensó que los Yansi no conocían nada del nombre de Jesús. No estaban preparados para su notable hallazgo.

“Cuando llegamos allí, nos encontramos con una red de iglesias que se reproducen a lo largo de la selva”, informa Ramsey.

“Cada pueblo tenía su propio coro evangélico, aunque no lo llamaría así”, señala. “Escribieron sus propias canciones y las cantaban de pueblo en pueblo”.

El misionero murió sin nunca imaginar lo que Dios haría

Encontraron una iglesia en cada uno de los ocho pueblos que visitaron dispersos a través de 34 millas. Ramsey y su equipo incluso encontraron un asiento de piedra que era el lugar de la primera iglesia.

Se enteró de que esta iglesia estaba muy llena de gente en los años 1980. Muchos venían de muchas millas a pie para asistir. Lo que provocó un movimiento de plantación de iglesias en los pueblos de los alrededores.

“No hay una Biblia en el idioma Yansi”, dice Ramsey. “Utilizan una Biblia francesa, por lo que aquél que les enseñó tenía que ser fluido en francés”.

Al parecer, el Dr. Leslie cruzaba el río Kwilu una vez al año a partir de Vanga y pasaba un mes viajando por la selva.

Él ensenaba a leer y escribir a los niños de las tribus con la biblia. Les habló sobre la importancia de la educación, y les contó historias de la Biblia”, indica Ramsey. El Dr. Leslie comenzó el primer sistema educativo organizado en estos pueblos, Ramsey dijo.

Tomó algo de investigación para descubrir a Leslie. “Las tribus sólo lo conocían por un nombre y yo no sabía si era un nombre o un apellido. Sabían que era un Bautista y que él se basó en aquella ciudad y sabían cuándo”.

Cuando Ramsey volvió a casa hizo un poco de investigación adicional y descubrió que el Dr. Leslie estaba afiliado a la Unión Bautista Misionera Americana. La Unión Bautista Misionera Americana fue fundada en 1814 por Adoniram Judson. Quien dirigió un trabajo pionero en Birmania.

Nacido en Ontario, Canadá, William H. Leslie siguió su profesión como farmacéutico hasta su conversión en 1888. Se trasladó a la zona de Chicago, donde Dios comenzó a agarrar su corazón con el deseo de convertirse en un médico misionero.

El Dr. Leslie inició su servicio en el Congo en 1893 en Banza-Manteke. Dos años más tarde desarrolló una enfermedad grave. Una joven misionera llamada Clara Hill se hizo cargo de él hasta que se recuperó. Su incipiente amistad maduró en el amor y una propuesta de matrimonio. Se casaron en 1896.

En 1905 William y Clara fueron pioneros en una obra en Cuilo, Anglola. Allí se recuperó de un huracán que golpeó la noche antes de que uno de sus hijos naciera. Tuvo que vencer grandes obstáculos como los búfalos y los ejércitos de hormigas.

Siete años más tarde salió para una selva infestada de leopardos a lo largo del río Kwilu en Vanga para una nueva misión.

Algunos de los pueblos de los alrededores de Vanga todavía practicaban el canibalismo en ese momento.

Pasó 17 años en Vanga, pero su servicio terminó de una forma dura. “El Dr. Leslie tenía una diferencia con algunos de los líderes de las tribus y se le pidió que no volviera”, dice Ramsey.

“Se reconciliaron después; hubo disculpas y perdón, pero no terminó como esperaba”.

“Su objetivo era difundir el cristianismo. Se sentía como si estuvo allí por 17 años y que en realidad nunca tuvo un gran impacto. Pero el misionero murió sin saber el enorme legado que había dejado” (2).

Recursos externos:

(1) www.tcwm.org
(2) blog.godreports.com
www.pinterest.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUBSCRIBETE !