Sanando la Tierra

Misionera testifica de Dios tras librarse del Ébola

21 enero, 2016 | adm | Iglesia y Ministerio

Misionera testifica de Dios tras librarse del Ébola

Tras librarse del Ébola, una misionera argentina testifica de Dios al mundo. El Ébola causó la muerte de más de 11 mil personas en África dos años atrás. La epidemia causo alerta mundial.

Una joven misionera argentina fue a Nigeria en medio de la epidemia. Dice que lo que vivió ahí le permitió testificar al mundo de Jesucristo y de cómo la libró de esta terrible plaga.

Con 26 años Ayelén Saavedra, decidió dedicar sus vacaciones para ir a África a ayudar y evangelizar.

Ella tuvo un llamado del Señor en su corazón, le había dicho al Señor, “envíame donde nadie quiera ir” y ahí la envió a África, dice Ayelén Saavedra.

“Tenía temor de Boko Haram, porque mataba a los cristianos», dijo el padre de Ayelén, César Saavedra.

Mónica Elías, mamá de Ayelén dijo que tampoco quería que fuera por lo que pasaba allí.

Ayelén decidió ir a Nigeria para llevar la Palabra de Dios y no se dejó atemorizar por su familia.

Fueron a predicar y a hacer trabajos misioneros. Visitaron universidades y algunas iglesias. Al volver de Nigeria, supo que incendiaron uno de los lugares que estuvieron predicando y esa noticia le impactó muchísimo el corazón, porque se dijo: ‘tal vez fue la única oportunidad para que pudieran escuchar sobre Jesús’.

Al volver retomaron sus actividades, hasta que le vinieron síntomas de la enfermedad que la obligaron a visitar el hospital.

En Nigeria ya había tenido los síntomas. Pero al llegar a su país habían cesado. Pero luego los síntomas volvieron y no se iban, fue cuando fue al hospital donde le dijeron ‘pueden ser de peligro para Argentina’. Entonces se activó inmediatamente el protocolo, donde la aislaron y le estuvieron haciendo chequeos de sangre cada cinco horas enviando estas pruebas a los Estados Unidos.

Por fin todos los estudios dieron negativo y le dieron el alta. Allí la prensa la entrevistó.

Medios internacionales cristianos y no cristianos le preguntaron que había ido a hacer a África y les pudo decir que fue a llevar el amor de Jesús, el amor que transforma y habló de Jesús.

Hasta el Papa se enteró y le dijo que estaba orando por ella.

La experiencia le sirvió para hablar del amor de Jesús para los que no creen y para decirles que Dios la sanó si tuvo el ébola.

www.cbn.com

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *