Menú


Sanando la Tierra

Madre clama a Dios y el niño vuelve a la vida

Después de haber sido declarado muerto por los médicos su hijo resucita por su fe.

Un muchacho volvió a la vida después de que su madre orara a Dios en el hospital, se convirtió en el centro de una historia milagrosa. John Smith de 14, se consideró clínicamente muerto por los médicos que lo atendieron después de pasar 15 minutos bajo el agua en un lago con la superficie helada.

lago con la superficie helada

lago con la superficie helada

Él y dos amigos estaban jugando en el hielo del lago cuando una parte se derrumbó y él se cayó bajo el agua. Uno de los amigos abrió la capa de hielo agrietado para evitar que se cierre de nuevo mientras el otro pedía ayuda.

Cuando el rescate fue capaz de sacarlo de allí, habían pasado ya 15 minutos y estaba inconsciente, sin pulso y con muy baja temperatura corporal. Mientras que John fue trasladado de urgencia al hospital, su madre fue informada de la tragedia por el compañero de clase del niño.

Los médicos trataron varios minutos de conseguir revivirlo pero no lo consiguieron, y cuando se dieron por vencidos, unos 45 minutos después del accidente, su madre llegó al hospital y clamó a Dios en voz alta.

«Señor, no tomes a mi hijo. Querido Dios, por favor envía el Espíritu Santo para salvar a mi hijo. Quiero que mi hijo viva, por favor devuélvele la vida a él «, dijo Joyce Smith.

El médico que asistió al evento, dijo que unos segundos después que Joyce clamara a Dios en la oración, el muchacho volvió a la vida. La enfermera que acompañaba el caso fue trasladada en una entrevista en la estación afiliada de NBC News Network del estado de Missouri.

«Esto sólo puede ser un milagro. Cuando escuchamos el pulso, todos lloraban», dijo la enfermera Wendy Hoff.

48 horas después su tasa de retorno cardiaco era normal, John se despertó y fue sometido a una serie de pruebas porque los médicos temían que tuviera graves problemas neurológicos debido a la larga ausencia de oxígeno en el cerebro. Sin embargo, las pruebas mostraron que John no sufrió ninguna secuela.

«Estoy sorprendido de estar vivo hoy en día, pero es un milagro, y doy gracias a Dios por estar vivo. Hay una razón por la que estoy vivo, así que voy a seguir lo que Dios tiene para mí durante toda mi vida», dijo John.

Deje su comentario