Sanando la Tierra

Los sentimientos negativos

27 enero, 2014 | adm | Mensajes

Renueva tu mente y cambia tu vida

En este video Joyce Meyer nos habla de los sentimientos negativos, que son como una olla de presión lista a explotar que se disimula entre los cristianos u otras personas. El orgullo nos impide despojarnos de muchas estas cosas.

La palabra de Dios frente a tus sentimientos

¿Cada día, nos encontramos ante una decisión: responderemos a las circunstancias de la vida según la palabra de Dios o reaccionamos emocionalmente? La tentación inicial es reaccionar emocionalmente, pero en cada circunstancia, es verdaderamente su decisión.

Vamos a examinar tres circunstancias que te vas a enfrentar en algún momento de tu vida. También he incluido algunas preguntas para ti, que te animo a contestar honestamente. Te darán una buena idea de cómo gran parte tus sentimientos juegan en estas circunstancias.

#1 la circunstancia: cambio

Todo cambia excepto Dios, y dejar que todos los cambios en nuestras vidas nos traigan malestar no evita que estos ocurran. La gente cambia, las circunstancias cambian, nuestros cuerpos cambian, nuestros deseos y pasiones cambian.

La mayoría de los cambios ocurren sin nuestro permiso. Pero podemos elegir adaptarnos. La adaptación no cambia las circunstancias, pero sí lo mantiene viviendo en paz y alegría mientras pasas por el cambio.

Primero lo primero

Nuestros pensamientos son lo primero que tenemos que enfrentar durante el cambio porque los pensamientos afectan directamente a las emociones. Cuando las circunstancias cambian, hagamos la transición mentalmente, y serán mucho más fáciles de administrar tus emociones. Si algo cambia que no está preparado y no ha elegido, será más que probable que tenga una variedad de emociones sobre ello.

El poder de la palabra de Dios

«Las emociones se levantan y bajan, y querernos seguirlas. Cuando siento eso, sé que necesito tomar acción».Al actuar sobre la palabra de Dios y no simplemente reaccionar sobre la situación, serás capaz de manejar tus emociones en lugar de permitirles que te manejen.

Recomiendo encarecidamente confesar la palabra de Dios en voz alta. Aunque lo que confieses puede ser lo contrario de lo que sientes, sigue haciéndolo. La palabra de Dios tiene poder inherente para cambiar nuestros sentimientos, nos traen el consuelo y tranquilidad a nuestras emociones angustiadas.

Pregúntate a ti mismo

¿Cómo respondo a cambiar?
¿Actúo sobre la palabra de Dios o simplemente reacciono a la situación?
¿Después del choque inicial, estoy dispuesto a hacer una transición mental y emocional?

Circunstancia #2: esperar

Si no has desarrollado la paciencia, luego tienes que esperar sacar lo peor en ti. Al menos eso fue mi caso hasta que finalmente me di cuenta de que mis reacciones emocionales no estaban haciendo que las cosas vayan más rápido.

A todos nos gustaría ser pacientes, pero no queremos desarrollar la paciencia porque eso significa comportarse bien mientras no obtenemos lo que queremos. ¡Y eso es difícil!

El camino hacia la paz

Cuanto más queremos algo, más nuestras emociones actuarán si no lo conseguimos. El sentido común nos dice que es bastante absurdo rabiar por un espacio de estacionamiento o demás cosas simples que tienden a preocuparnos. Mientras usted desarrolla la paciencia, no sólo piense en lo difícil y frustrante que es, piense en que tranquilo estará cuando el esperar nunca te moleste (vea Santiago 1:4).

Pregúntate a ti mismo

¿Cómo me comporto cuando tengo que esperar?
¿Qué situaciones son difíciles para mí?
¿Cómo actúo cuando estoy trabajando con alguien que es muy lento?
¿Cómo actuó si alguien toma el espacio de estacionamiento que he estado esperando?
En una escala del 1 al 10, que bien ¿puedo manejar la paciencia yo mismo cuando las cosas no salen como quiero?

Circunstancia #3: Gente difícil

A nadie le gusta estar con gente difícil. Creo que hay mucha gente así en el mundo que hoy, en gran parte debido a la vida estresante que la mayoría de ellos tienen. La gente trata de hacer demasiado en muy poco tiempo y tiene más responsabilidades de la que ellos pueden encargarse de forma realista.

Cuando alguien es grosero conmigo, puedo sentir que mis emociones se levantan queriendo que les siga. Es entonces cuando sé que tengo que tomar acción. Tengo que recordar que la persona que está siendo grosero probablemente tiene un montón de problemas. Puede que ni siquiera se dé cuenta.

Trabajando con el Espíritu Santo

Sin duda recuerdo muchas veces en mi vida cuando la gente me preguntaba por qué estaba siendo tan severa. No me daba cuenta que lo era. Sólo tenía mucho que hacer y me sentía presionada, entonces la presión llegaba a tonos de voz áspera. Eso no es excusa para mi mal comportamiento, pero fue la raíz del problema.

Estoy muy agradecida en conocer la palabra de Dios y tenerlo a Él en mi vida para ayudarme y confortarme. Pero mucha gente en dificultad no lo tiene. He tenido que trabajar muy duro con el Espíritu Santo para que me capacite a actuar en la palabra de Dios cuando la gente es grosera… en lugar de simplemente reaccionar con un comportamiento que iguala al de ellos.

Jesús nos enseña cómo responder a quienes nos tratan bien y quienes no lo hacen (véase Lucas 6:32-35). Si usted está en una situación que requiere lidiar con una de estas personas difíciles, le ruego que oren por ellos en lugar de reaccionar emocionalmente contra ellos. Nuestras oraciones abren la puerta a Dios para que trabaje a través de estas situaciones.

Pregúntate a ti mismo

¿Reacciono a personas que son groseras?
¿Respondo en amor como la palabra dice que deberíamos, o lo acompaño en su comportamiento impío?
¿Actúo en la palabra de Dios y me guio por Dios? ¿O reacciono emocionalmente, quizás actuando peor que ellos?

¿He dejado que una persona grosera arruine mi día?

Vivir más allá de tus sentimientos
Los sentimientos van y vienen. No podemos escapar de ellos, pero podemos elegir vivir la palabra de Dios y no nuestros sentimientos. Aun cuando no te sientas bien, podemos vivir con una increíble paz y alegría. Les animo a volver a pasar por las preguntas y buscar la palabra de Dios en todas las circunstancias que enfrenta. ¡Él te ayudará a vivir más allá de tus sentimientos!

www.joycemeyer.org

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *