Sanando la Tierra

Llorarás con este testimonio de perdón

29 julio, 2016 | adm | Iglesia y Ministerio

Llorarás con este testimonio de perdón

Para muchos, la vida les ha cambiado en un momentollorarás con este testimonio de perdón que es difícil de aceptar por lo duro y trágico.

La historia sucedió hace algunos años, el 11 de Febrero del 2007, una publicación decía esto:

“Continúa el apoyo sobre el pastor que sobrevivió a un trágico accidente que mató a mujer embarazada y sus dos hijos en un accidente automovilístico la noche del viernes en Salt Lake City.

Dice que perdona el adolescente que fue detenido bajo sospecha de conducir borracho.

Como se informó por primera vez el sábado chocó en Salt Lake matando a una madre embarazada y dos de sus hijos. El padre y su hijo de seis años de edad, sobrevivieron al accidente.

El hijo de 14 años de edad de la pareja estaba en casa de un amigo.

Sam, de seis años de edad, fue llevado al Hospital de Niños con un hueso roto y algo de inflamación y sangrado en su cerebro. Su padre dijo a los miembros de la iglesia el domingo que los médicos iban a quitar a Sam la medicina que le mantenian dormido.

Dijo que su hijo ha estado respondiendo a las oraciones y que cuando Sam se despierte, su dulce personalidad le ayudaría a superar este momento difícil.

Mensajes hechos con tiza de colores de esperanza y amor cubren la pared del paso elevado, donde se estrelló la familia Williams.

Los amigos también han dejado flores y carteles en honor a Michelle Williams y su bebé por nacer y sus hijos Ben de 11 años de edad, y Ana de nueve años de edad, todos murieron en el accidente.

Un amigo dice: «Lloré cuando lo vi porque simplemente los amo tanto».

A cualquiera le pueden suceder hechos trágicos e imprevistos. No existe una ley que diga quienes son los que van a pasar por dificultades y quiénes no. Pero el perdón es una opción que dispone cualquier persona y depende de un hecho de fe y voluntad.

Si entendemos que Padre celestial no permite nada sin que él lo sepa estaremos más dispuestos de abandonarnos en sus brazos.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *