Sanando la Tierra

Las Tabletas de Jordania – 1ª mención de Jesús

2 diciembre, 2016 | adm | Iglesia y Ministerio

Las Tabletas de Jordania – 1ª mención de Jesús

Las Tabletas de Jordania tienen 2000 años de antigüedad y son la 1ª mención de Jesús (1) que se halla registrado. El hallazgo fue ahora confirmado definitivamente como genuino por los investigadores.

Las Tabletas de Jordania fueron halladas en el 2008 en una cueva remota por un beduino jordano.

Las nuevas pruebas confirman su antigüedad, dicen los autores que han estado haciendo campaña desde 2009 para que las tabletas sean reconocidas y protegidas.

Las tabletas parecieran decir que Cristo no proponía comenzar su propia religión, pero restaura la tradición de mil años de antigüedad, de la época del rey David. Las tabletas de Jordania (2) tienen un anillado de la forma de los cuadernos modernos pero con hojas metálicas.

En ellas se puede llegar a ver el retrato de Jesucristo y se ha demostrado que es de principios de la era cristiana. En ella se hace referencia también a Cristo y sus discípulos…

El plomo ha sido analizado y las palabras y los símbolos han sido traducidos y los expertos dicen que las tabletas se remontan a los pocos años adelante del ministerio de Jesús.

Pudiera ser esclarecedor lo que revela para cristianos, judíos y musulmanes.

La idea central de las tabletas de Jordania es que Cristo promovió el culto en el templo de Salomón, donde se creía que el mismo rostro de Dios podía ser visto – y aquí es donde el episodio con los cambistas se lee en la biblia.

Uno de los libros se parece a lo que dice el Libro de Apocalipsis porque tiene siete sellos.

A este tipo de libros se los denomina Codices – tipos de manuscritos encuadernados distintos a los rollos de pergamino – y entre ellos se encuentra una imagen de Jesús mismo.

Los Autores David y Jennifer Elkington han estado haciendo campaña desde 2009 para que las tabletas de Jordania sean reconocidas y protegidas, pero manifiestan que los cristianos evangélicos tratan de marcarlos como falsificaciones.

Fueron hallados por Hassan Saeda, israelí beduino, dado por su abuelo, y por otros que los encontraron en una inundación. Los artefactos fueron encontrados en una parte remota del Jordán donde los refugiados cristianos habían huido después de la caída de Jerusalén en el 70 dC.

David Elkington, de 54 años, trata de evitar que los códices se vendan en el mercado negro.

En 2011 Elkington anunció su descubrimiento en la BBC (3) y la prensa mundial siguió la noticia. Sin embargo, un número de estudiosos se adelantaron a etiquetarlo como falsificaciones (4), más sin ver los códices.

Ahora las pruebas realizadas por el profesor Roger Webb y el professor Chris Jeynes de la University of Surrey’s Nodus Laboratory en Ion Beam Centre, confirma que la tabletas son iguales a las del antiguo plomo romano desenterrado en Dorset.

Los expertos dijeron que las tabletas de Jordania ‘no muestra radiactividad que se deriva del polonio normalmente vistas en muestras de plomo modernas, lo que indica que el plomo del códice se fundió hace más de cien años’.

Luego explicaron cómo las pruebas sugieren que los artefactos fueron hechos hace 2.000 años de antigüedad.

«Si bien puede haber variaciones en la decadencia y la corrosión que dependen de las condiciones ambientales donde se almacenan y/o se ocultan los objetos, hay un fuerte tema de fondo de la decadencia desde el interior del metal», dijeron los investigadores en un comunicado de prensa.

Se oxida y rompe a nivel atómico para volver a su estado natural.

«Esto da testimonio de que los objetos de plomo son de varios siglos de antigüedad y no es posible producirlo por la aceleración artificial (por ejemplo, mediante calentamiento)«.

«Esto proporciona una evidencia muy fuerte de que los objetos son de gran edad, en consonancia con los estudios del texto y diseños que sugieren una edad de alrededor de 2000 años».

Las tabletas de Jordania fueron dadas a Elkingtons por el Departamento de Antigüedades en Ammán para la prueba. Un análisis más detallado indica que la cristalización del códice es probable que sea entre 1800-2000 años de antigüedad.

Aunque hay referencias de Cristo fuera de los Evangelios, por ejemplo por el escritor romano Tácito, estos serían los documentos más antiguos que son solamente hebreo-cristianos en existencia – y el análisis lingüístico y metalúrgico ahora sugiere también que lo son.

El análisis de los estudiosos ha confirmado que el lenguaje de los códices es paleo-hebreo.

Los códices están cubiertos de estrellas de ocho puntas, símbolo de la venida del Mesías, y mencionan el nombre de Jesús.

También contienen los nombres de los apóstoles Santiago, Pedro y Juan.

En la Biblia habla de Jesús como un tekton traducido como «carpintero», pero realmente significa un artesano experto y podría referirse a la habilidad de producir este tipo de trabajos en metal. En los iconos cristianos tradicionales se muestra a menudo que lleva un libro cerrado – un códice.

Elkington dijo: «Jesús estaba tratando de restaurar el templo».

‘Para poner de nuevo lo que se había perdido en las reformas que vinieron antes de su tiempo’.

El Dr. Hugh Schonfield, una de las autoridades más eminentes en trabajar en los Rollos del Mar Muerto, predijo que un libro de metal se encontraría: al reconocer que uno se había descrito en un libro llamado El Documento de Damasco – una descripción que encaja con precisión con uno de los códices.

«Su conclusión fue que el cristianismo se basa en el templo hebreo».

El Dr. Schonfield, que fue nominado para el Premio Nobel de la Paz, también se describió a sí mismo como un judío-cristiano, una visión que el abrazó a causa de su trabajo en los rollos.

«Una parte de la tradición más antigua del templo fue el Divino Femenino – conocida por los cristianos como el Espíritu Santo. Jesús tenía mujeres que participan en su ministerio».

«A la altura de su ministerio, los evangelios nos dicen que Jesús desafió a los cambistas en el templo». «Los códices parecen revelar lo que sucedió después – un capítulo que falta de los evangelios«.

«Parecería que el cristianismo se basa en lo que hizo Jesús en el templo: un lugar donde muchos judíos creen que Dios realmente residía. Jesús entró en el templo para renovar un pacto con Dios».

Si los códices son auténticos, como el metal y la escritura sugiere, proporcionan una nueva visión de la vida de Cristo.

En cuanto que los códices no están opuestos a cualquier narrativa establecida, estos enfatizan el templo físico, la creencia en la parte femenina de la divinidad (El Espíritu Santo) y en el papel de Cristo en la protección de un linaje de hebreos en lugar de ser el fundador de su propio movimiento.

RECURSOS EXTERNOS:
(1) la 1ª mención de Jesús
(2) Las tabletas de Jordania
(3) www.bbc.com
(4) se adelantaron a etiquetarlo como falsificaciones

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *