a manzana de Adán y Eva - el fruto prohibido - fue un error de traducción

La manzana de Adán y Eva – el fruto prohibido – fue un error de traducción

31 mayo, 2018 | adm

La historia más antigua en la biblia, que menciona la manzana de Adán y Eva, fue una palabra mal traducida.

El fruto prohibido nunca fue una manzana.

Todo comenzó en el jardín del Edén, donde la biblia dice en Génesis que Dios. hizo caer al hombre en un profundo sueño, y mientras dormía, le sacó una costilla, y de ella, formó a su pareja, Eva.

El Creador colocó toda clase de árboles frutales para que comieran. Y para probar la fidelidad de los dos, Dios les dijo que comieran de todos los árboles, menos del árbol del bien y el mal. Si comían de él morirían.

La manzana de Adán y Eva – la causa del pecado original.

Pero un tercer ser aparece en el relato. El “tentador”, el diablo en apariencia de serpiente. Este los ‘convence’ de comer el fruto prohibido. Por consiguiente, al ellos comerlo cometen lo que la teología llama “pecado original”.

La biblia nunca menciona una manzana, sino “el fruto”.

¿Entonces como se popularizó el nombre de esta fruta como “la manzana de Adán y Eva”? En el siglo IV d. C., el papa Dámaso I, le pidió a Jerónimo de Estridón, que tradujera la Biblia hebrea al latín.

Jerónimo tardó 15 años para hacerlo. Esta traducción resultó ser la famosísima Vulgata canónica (1).
El usó el latín del vulgo, usado por la gente común. Pero había un único problema: Jerónimo no sabía bien el hebreo.

De esta manera, Jerónimo confundió algunas palabras.

El más importante de los errores es que confundió el sustantivo mālus (manzano) con el el adjetivo malus (mal).
Exactamente en Génesis dice: lignus scientiae boni et mali (“Dios indica a Adán y Eva que no deberán comer del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal”).

Erróneamente, Jerónimo utilizó el término “mal” por “manzana”. La gente así comenzó a leer la nueva versión de la Biblia ignorando lo que decía el hebreo original.

La vulgata traduce:

Génesis 2:17 “de ligno autem scientiae boni et mali ne comedas; in quocumque enim die comederis ex eo, morte morieris”. Nunca las escrituras originales hebreas mencionan la manzana como fruto. Aparte, en hebreo se usa un término genérico, peri, para referirse a la fruta que cuelga del Árbol del conocimiento del Bien y del Mal.

Recursos externos:(1) www.vatican.va

Un comentario

  1. Elvin Peña dice:

    Buen dia!

    Realmente es una muy buena informacion este dato, me ha dejado sorprendido, si tenia el conocimiento de que Fue San Geronimo quien la tradujo pero no sabia la mala traduccion. Gracias por el dato.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUBSCRIBETE !