La definición Atea de la Fe según Peter Boghossian

12 mayo, 2014 | adm | Insólito

la Fe

Gustándole siempre hacer preguntas a los cristianos, la definición Atea de la Fe según Peter Boghossian, un Filósofo ateo, se basa en cuestionamientos tales como: ¿Cómo sabes que Jesús caminó sobre el agua?

El filósofo ateo Peter Boghossian le gusta preguntar a los cristianos esa y otras preguntas similares, tales como ¿cómo sabes que Jonás fue tragado por un gran pez?

Cuando escucha la respuesta: «Porque la Biblia dice así», Boghossian les recuerda a su audiencia cristiana que los musulmanes creen que Mahoma voló al cielo en un caballo alado en el capítulo «viaje nocturno», que figura en el Corán.

Volviendo a finales del 2013, Boghossian lanzó su libro titulado, «Un Manual para la creación de los ateos», donde se redefine la fe como la que «pretende conocer las cosas que tú no conoces» y «creer sin pruebas». Él llama a la fe «una epistemología no fiable», un «virus», y pide un proceso y agenda que «en última instancia, para erradicar la fe».

Echemos un breve vistazo a las afirmaciones de Boghossian para ver si tiene razón acerca de lo que la fe es en realidad y ver cómo los cristianos le deben responder a lo de “Jesús caminando sobre el agua” y otras cuestiones similares.

Es extraño que alguien que defiende la evidencia y la investigación empírica para validar las afirmaciones de verdad decide inventar de la nada el fundamento sobre el que construye su caso.

La Definición de Boghossian de la fe es, en realidad, una redefinición trenzada del término, y su afirmación de fe de que es una epistemología (un sistema o estudio de cómo se adquiere el conocimiento) es simplemente incorrecta.

Tomando primero el último error, la fe no es una epistemología, o una forma de adquirir conocimiento.

La mayoría de las introducciones a los libros de texto de filosofía le dirá que hay al menos cinco formas de adquirir conocimientos que justifican una creencia o posición particular que una persona puede tener, ninguna de las cuales equivale a la caracterización de Boghossian de la fe:

1. Racionalismo – a través de la razón.
2. Subjetivismo – a través de la intuición humana y el contacto con el tema en sí.
3. Testimonio/autoritarianismo – a través de los testigos y las autoridades en la materia.
4. Empirismo – a través de las ciencias naturales por sí solas.
5. Existencialismo – a través de la sola experiencia.

De ninguna manera la fe es una epistemología, sino más bien se trata de una confianza basada en la información previa acerca de alguien o algo, que se ha ganado a través del uso de una o más formas válidas de adquisición de conocimientos.

Boghossian falla al no reconocer (ya sea voluntaria o involuntariamente) este hecho y construye desde el principio sobre una base errónea.

«Pero espera» dice el escéptico, «el testimonio es realmente sólo fe y lo que Boghossian dice es correcto…» No tan rápido. ¿Cuántas veces has escuchado frases tales como «no tengo fe en los resultados finales de ese científico» o «Yo no tengo fe en la lógica que se utiliza en ese argumento»? Lo mismo se ha dicho en innumerables ocasiones sobre el testimonio de una persona promedio de autoridad sobre un asunto.

Hay maneras de validar la información que está presentada en todas las epistemologías legítimas enumeradas, con el testimonio de no ser diferente como pronto veremos.

Esto nos lleva a una redefinición falsa de Boghossian del término «fe», que según él es «fingir saber cosas que tú no conoces» y «creer sin pruebas».

Su primera redefinición se tramó fuera de su propia imaginación y es ilógica y con su segunda altera sutilmente una de las definiciones que se encuentran en la mayoría de los diccionarios.

«Fe» en cualquier diccionario se le presentará muy probablemente como lo siguiente:

1. la confianza en una persona o cosa: la fe en la capacidad del otro.
2. Creencia que no se basa en pruebas.

La primera definición siempre reemplaza la segunda (y con razón), pero no la presentó Boghossian como una definición de la fe, ya que no se ajusta a su propósito.

Cambia la segunda definición de «creencia sin pruebas» frente a «la creencia de que no se basa en la prueba» con la esperanza de la disolución de las diferencias importantes entre la «prueba» y «pruebas» y avanzar en la falsa noción de que las visiones del mundo como el cristianismo no contienen un válido fundamento probatorio.

Cualquier experto en aplicación de la ley le dirá que hay una gran diferencia entre «prueba» y «pruebas» y que es a través de un método de casos acumulativos de reunir varias piezas de evidencia de que una persona llegue a una conclusión sobre si una pretensión de verdad es correcta o no.

Boghossian también comete errores mediante la no realización de ningún estudio morfológico de la palabra bíblica «fe». Si uno va a decirle a miles de millones de personas lo que significa su término de la «fe», se podría pensar que él iba a trabajar a través de ese ejercicio frente a la simple presentación de una o dos versículos de la Biblia y dejar las cosas así.

Pero hay una razón por la que no lo hace.

En el idioma griego hay una serie de palabras que podrían haber sido utilizadas para hacer referencia a la fe en el Nuevo Testamento.

Los griegos helenísticos y clásicos utilizaron el término «nomizo» para describir la fe en sus dioses. La palabra significa básicamente «Yo creo», sólo porque algo fue pasado a lo largo de la tradición (por ejemplo, padres, etc) En otras palabras, no hay ninguna razón real para la creencia – una definición que encaja muy bien con la forma en que Boghossian y otros ateos quieren definir la «fe» en el cristianismo.

Desafortunadamente para ellos, esa palabra nunca se usa en el griego del Nuevo Testamento para hablar de la fe.

En cambio, el término «pistis» es el que se usa en las Escrituras. Es un sustantivo que viene del verbo «peitho», que significa «ser persuadido». El mejor léxico (BDAG) para el significado de «pistis», es el siguiente:

Estado de creer sobre la base de la fiabilidad de la confianza.

La confianza, lo que evoca la confianza
La fiabilidad, la fidelidad, perteneciente a ser digno de creencia o confianza

Lo mismo es cierto de la palabra hebrea para fe (EME T), lo que denota la firmeza, la honradez, la constancia, la duración y la verdad.

La redefinición de Boghossian de que la fe es «creencia sin pruebas» es ajena a ambas, al Antiguo y al Nuevo Testamento, y no tiene impacto en el Cristianismo debido a que (1) no logra entender que la fe es una confianza dada en respuesta a los conocimientos adquiridos, como veremos en un minuto, y (2) que no hace la importante distinción entre la fe en algo y la fe de que algo existe.

Un entendimiento viciado

Ahora volvamos a la pregunta de cómo saber si Jesús caminó sobre el agua. El proceso utilizado para responder a esta pregunta no es diferente del que se necesita para hacer frente a cualquier otra cuestión de la historia. ¿Cómo sabes que nada de la historia sucedió realmente?

Mire hacia atrás en los cinco métodos epistemológicos para la adquisición de conocimientos y pregúntese cuáles son apropiados utilizar para hacer frente a esta cuestión.

Aunque sea una mezcla de más de uno posible, el método de testimonio es realmente la persona que los historiadores fundacionalmente confían para determinar la veracidad de un evento / informe histórico irrepetible. Usted tiene que confiar en relatos de testigos que fueron registrados con precisión por personas de confianza.

Pero, ¿cómo saber si el testimonio es correcto y / o si los testigos están diciendo la verdad? El escocés escéptico David Hume (ningún creyente en Dios) propuso las siguientes pruebas: «mantendremos una sospecha acerca de cualquier cuestión de hecho, cuando los testigos se contradigan entre sí, cuando haya pocos de ellos o que sean de carácter dudoso, cuando tienen algo que ganar con su testimonio, cuando entregan su testimonio con vacilación o con más violenta confianza».

Vamos a aplicar los criterios de Hume a “Jesús caminando sobre el agua”:

¿Hay contradicciones entre los testigos? No, las múltiples certificaciones de acuerdo sobre los hechos clave es que Jesús caminó sobre el mar.

¿Hay sólo unos pocos testigos? No, había una docena que fueron testigos del evento.

¿Los testigos tienen carácter dudoso? No, ellos estaban comprometidos con una religión que abrazó altos estándares de verdad y carácter.

¿Tenían algo que ganar con su testimonio? No, si algo tenían era mucho que perder, la historia dice que lo hicieron.

¿Es el testimonio vacilante o exceso de celo? No, las cuentas múltiples no presentan dudas o celo adicional; las cuentas se limitan a afirmar los hechos.

Permítanme detenerme por un momento y rápidamente hacer un comentario sobre el verdadero problema de Boghossian y otros ateos tienen con Jesús caminando sobre el mar – que es un milagro. No tiene nada que ver con las epistemologías, etc, pero todo que ver con una visión del mundo que comienza con la premisa de que Dios no existe y los milagros no ocurren.

Esa es una cuestión totalmente diferente de debate.

Sin embargo, vamos a volver a comprometernos ahora con el asunto en cuestión y concluir con la supuesta prueba de texto de Boghossian que muestra cómo la fe bíblica se ajusta a su redefinición del término: «La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve» (Hebreos 11:01). ¿Acaso esto no soporta lo que dice?

No, en absoluto. En cambio, la Biblia claramente nos muestra en muchos lugares lo que el escritor de Hebreos quiere decir cuando dice que la fe es la «convicción de lo que no se ve». Veamos sólo tres.

Juan el Bautista está en la cárcel y las cosas no van como él pensaba que lo harían. Envía un mensaje a Jesús, que le pregunta si él es realmente el Mesías. ¿Qué le Dice Jesús a él, «Ahora Juan … ¡sólo cree!»

No, en cambio Jesús le dice: «Id y contad a Juan lo que oís y veis: los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres les es anunciado el evangelio» (Mateo 11:4-5).

Jesús hace referencia a las profecías del Antiguo Testamento que caracterizan el Mesías así que Juan tendría «convicción de lo que no se ve» en relación con la identidad de Jesús.

Otro ejemplo es cuando Jesús le dice a un paralítico que sus pecados son perdonados. Esto irrita la élite religiosa, porque sólo Dios perdona los pecados. Jesús sabe lo que están pensando y les pregunta:

«¿Qué es más fácil, decir al paralítico: «Tus pecados te son perdonados», o decir: ‘Levántate, toma tu camilla y anda» (Marcos 2:9). Obviamente, el primero es más fácil porque no hay manera de verificar empíricamente que los pecados de alguien son perdonados.

Así que aquí está lo que pasa después: «Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados «- dijo al paralítico -« te digo, toma tu camilla y vete a casa» (Marcos 2:10-11). Jesús les da la «convicción de lo que no se ve» (los pecados del hombre siendo perdonados) y haciéndolo más difícil, trabajó en curar las dolencias del hombre.

En tercer y último lugar, Jesús hace la afirmación de que los que creen en Él tienen vida eterna (Juan 3:16), pero en lo que es «convicción de lo que no se ve» ¿Él nos da algo para respaldar su afirmación?

Respuesta: Su resurrección, que consiste en mucho más que desaparecer su cuerpo y que los creyentes queden esperando que él tuviera razón.

En su lugar, se lee que «A éstos también, se presentó vivo después de haber padecido, con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante un período de cuarenta días y hablándoles de lo concerniente al reino de Dios» (Hechos 1:3).

Así que al final, vemos que la afirmación de Boghossian de que la fe es una epistemología y de su redefinición de la fe distorsionada se cae, y al hacerlo lo hace con un buen golpe.

En cambio, una buena dosis de investigación y apologética explica una vez más algo que el filósofo Alvin Plantiga ha escrito a los que se aferran a la visión cristiana del mundo: «Tal vez la principal función de la apologética es mostrar que… no tenemos nada en absoluto para que pedir disculpas».

blogs.christianpost.com

Un comentario

  1. Inazuma dice:

    Si bien es cierto que el arguento de Boghossian se contradice a sí mismo. ¿Qué puede probar que el cristianismo (o la fé) no lo hacen?

    La religión cristiana, se basa en un solo libro: La Biblia, de la cual puedo afirmar que es cierto que contiene todas las respuestas, incluso para la misma pregunta: Sí, no y tal vez. El libro sagrado se contradice a sí mismo en muchos de sus versículos (ver bibviz.com) y sería inconcebible para todos aquellos que depositan su fe en tal escrito. La bibia en realidad no es una forma para vivir, sino un gran documental sobre el hombre.

    Retomando el punto principal, la fe, y de acuerdo a este mismo argumento, el término ‘pistis’ derivado de ‘peitho’ es «ser persuadido» ¿No es acaso que la biblia busque persuadir a las personas más que hacerlas actuar por fe?

    De acuerdo a la definición de PERSUACIÓN, se toma lo siguiente:

    1.- Conseguir con razones y argumentos que una persona actúe o piense de un modo determinado.

    2.- Llegar a saber o creer algo con certeza por las razones de otro o por la propia experiencia o reflexión.

    Por tanto, de acuerdo a la primera definición, actuar por fe no es actuar por decisión propia, sino una forma de imponer la voluntad de otro. La segunda definición hace alusión a creer algo por imposición de alguien, aunque también puede haber experiencias propias o reflexiones. Teniendo en cuenta que se impone una forma de pensar, se reflexiona sobre la forma que quieren que se piense, no como realmente piense uno.

    ¿Qué conocimientos adquiridos da la fe? Los mismos adquiridos en alguna fábula de Esopo o en algún relato contado a los niños, por ejemplo la existencia de Santa Claus. Se adquiere el conocimiento de un ser fantástico cuya existencia es dudosa.

    Otra prueba usada a favor de la creencia usando el propio método de David Hume (ningún creyente en Dios) propuso las siguientes pruebas: “mantendremos una sospecha acerca de cualquier cuestión de hecho, cuando los testigos se contradigan entre sí, cuando haya pocos de ellos o que sean de carácter dudoso, cuando tienen algo que ganar con su testimonio, cuando entregan su testimonio con vacilación o con más violenta confianza”.

    ¿Cómo sabemos que Jesús caminó sobre el agua? Lo dice la biblia.

    ¿Existe algún otro texto que indique que Jesús caminó sobre el agua? Sí, pero son referencias basadas en la biblia.

    ¿Existen textos históricos que comprueben la existencia de Jesús fuera del contexto religioso? No, las afirmaciones sólo se encuentran en libros bíblicos.

    ¿Los testigos que afirman haber visto a Jesús caminar sobre el agua eran religiosos? Sí, ellos estaban comprometidos con una religión afín o derivada de Jesús.

    ¿Existieron testigos no religiosos que afirmen tal suceso? No, no hay un registro comprobable de testigos no religiosos.

    Ahora mi respuesta es la siguiente. El problema no es ser ateo ni en algún momento tiene que ver con Jesús directamente, sino en el hecho de que se sobreentienda al cristianismo (o a cualquier religión monoteísta o politeísta) en que es el mejor camino para la humanidad, cuando la misma humanidad puede definir si su camino es el adecuado desde su cabeza, no desde su irracionalidad. Si todo tiene un creador, Dios no es la excepción, y es el hombre.

    La fe religiosa se basa en creer cosas y personajes que no se ven, no se tocan, no se huelen, no se respiran ni se perciben. La ciencia no se basa en cuestiones de fe, sino en hechos explicables con palabras y experimentos comprobables. Mientras la religión permite que lo inexplicable se atribuya a un «Dios así lo quiso», la ciencia le busca una respuesta clara y concisa. No dudo ni un segundo en imaginar que a algún personaje religioso se le haya ocurrido creer que el cólera era una enfermedad que dios había mandado, mientras la ciencia explicó su origen, forma de propagación y posteriormente su tratamiento.

    Yo no estoy de acuerdo a la definición de la fe cristiana dada por Boghossian, dada que no es la voz «atea» como indica su artículo, los ateos no estamos adoctrinados para repetir lo que leemos en un solo libro.

    En lo personal, la fe cristiana (y religiosa en general) es ceguera mental, como cuando a un caballo le ponen anteojeras para ver sólo de frente, ver solo una perspectiva de la vida es triste, porque no te permite explorar. He leído la biblia y el corán, actualmente reviso el tripitaka y puedo dcirles que todos los textos tienen buen material sobre la rectitud y la moral, pero no hay que casarse con uno solo.

    Gracias y saludos a todos.

¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de Privacidad (GDPR)