Sanando la Tierra

La Biblia tiene razón: intestino cerebro emocional

15 enero, 2015 / adm / Iglesia y Ministerio

cerebro emocional

Según una publicación médica italiana, el intestino es el “cerebro emocional” del cuerpo y recibe todos los impactos somáticos y espirituales de la vida pudiendo alterar su buen funcionamiento y la salud general del organismo.

Así dice la publicación mednat: “El intestino es, de hecho, el “cerebro” del cuerpo, que se relaciona con la mente “somática” y luego a las emociones; es similar en su forma y color al cerebro superior exterior (sólo que más grande) y es el sistema nervioso entérico más grande de todo el cuerpo, de hecho, el cerebro inferior reacciona inmediatamente, antes que el superior, a cada tipo de sentimiento, emoción, estrés, etc.; también como el de arriba está autorizado a recibir información contenida en los alimentos y bebidas, haciendo un resumen – divide los productos útiles de aquellos que no lo son y asimila esas sustancias útiles (información) que son esenciales para la vida, ni más ni menos de como lo realiza el cerebro superior.

La temperatura del colon básica siempre debe estar ligeramente por debajo de 37 °; si estos valores se modifican por errores espirituales (Conflictos – inconsistencia estrés), surge inmediatamente la irritación en el tracto digestivo y luego, si el problema persiste, la función hiper o hipo de los órganos o sistemas conectados a la parte del aparato, se activa”.

La Biblia nos habla en traducciones antiguas apareciendo ahora la palabra corazón donde antes se usaba las palabras “riñones” o “entrañas” para referirse a un tipo de registro de las emociones espirituales.

Aquí algunos textos que se refieren a las entrañas – intestinos –

“Entonces José se apresuró, porque se conmovieron sus entrañas a causa de su hermano, y buscó dónde llorar…” (Génesis 43:30).

“Entonces la mujer de quien era el hijo vivo, habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y dijo: ¡Ah, señor mío! dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis. Más la otra dijo: Ni a mí ni a ti; partidlo” (1 Reyes 3:26).

“Concibieron dolor, dieron a luz iniquidad, y en sus entrañas traman engaño” (Job 15: 35).

Las entrañas sirven para expresar el sentimiento y para maquinar engaño, dos funciones diferentes ancladas de nuevo en el mismo centro.

“Mis entrañas se agitan, y no reposan; días de aflicción me han sobrecogido” (Job 30: 27).

“Porque en la boca de ellos no hay sinceridad; sus entrañas son maldad, sepulcro abierto es su garganta, con su lengua hablan lisonjas” (Salmo 5:9).

“Mis entrañas también se alegrarán cuando tus labios hablaren cosas rectas” (Proverbios 23:16).

Especial Sanando La Tierra

 
 

¿Qué te parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.